Nada Personal

Propaganda política sin regulación

Una pregunta sigue flotado en el aire ¿cuánto gastaron los aspirantes en promocionarse para ser nominados como candidatos y qué autoridad electoral fiscalizó ese gasto?

Lo mismo ocurre con el millonario gasto propagandístico de la agrupación Antorcha Campesina que, en colonias y fraccionamientos en los distritos donde el PRI postula a sus militantes a una diputación, realiza una intensa movilización casa por casa.

Con el título “Ahí vienen los antorchistas ¿Y quiénes son los antorchistas?”, con la etiqueta “#Sigamos Cumpliendo Metas”, Antorcha Campesina distribuye publicidad impresa haciendo un recuento de la “historia” de la organización “para luchar contra la pobreza”.

La propaganda contiene imágenes de obras realizadas por el antorchismo en Tecomatlán, en San Miguel Canoa, una Casa del Estudiante y una Casa de la Cultura con el nombre del “Ing. Aquiles Córdova Morán” en Balcones del Sur.

Además, difunden “cuatro puntos para aplicar desde el gobierno…”: 1. Empleo para todos; 2. Salarios bien remunerados; 3. Política fiscal progresiva y 4. Reorientación del gasto social. Todo pareciera normal en una agrupación social, pero resulta que tiene una alianza electoral con el PRI y participa en las elecciones ¿Quién fiscaliza?

Así ocurrió con funcionarios federales que aspiraron a ser nominados a un cargo de elección popular, en específico a la gubernatura.  ¿Cuánto gastaron y a qué autoridad electoral le rindieron cuentas?

Por cierto, ahora se sabe que la Auditoría Superior de la Federación investiga y ya presentó una denuncia en la PGR por irregularidades en la Sedesol y la Sedatu, por más de dos mil millones de pesos.

Juan Carlos Lastiri Quirós, quien fue Subsecretario de la Sedatu, el encargado de la planeación de la aplicación del gasto presupuestal, hoy candidato al Senado de la República, ¿qué opinión tendrá de los presuntos desvíos millonarios encontrados por la ASF a su jefa?

pablo.ruiz@milenio.com