Nada Personal

El priismo del PRD

Con la peor crisis desde su fundación por los hechos de Iguala, Guerrero, el Partido de la Revolución Democrática realizará el próximo fin de semana el consejo estatal para elegir a sus dirigentes.

Si arrastra un desprestigio por el tiradero que dejaron los perredistas Ángel Aguirre en el gobierno de Guerrero y José Luis Abarca en el Ayuntamiento de Iguala, en este partido político no superan las crisis.

Identificado como partido político de izquierda, en el estado de Puebla perdió el rumbo, preso de sus propias prácticas que lo han desdibujado como alternativa.

Lo mismo con el PRI en los sexenios de Manuel Bartlett Díaz, Melquiades Morales Flores y Mario Marín Torres que con el actual del PAN de Rafael Moreno Valle, el PRD es un partido paraestatal o satélite.

Producto de la fusión de distintas agrupaciones  autodenominadas de izquierda, el perredismo perdió el rumbo ideológico y político para convertirse en un partido clientelar.

La llegada de ex priistas y miembros de partidos fundados por el echeverrismo aceleraron la descomposición del perredismo, aliados a miembros de la “izquierda histórica” que abdicaron frente a los gobiernos en turno a cambio de prebendas.

Son los filo priistas poblanos quienes terminaron apoderándose del PRD desde hace 25 años, los que predominan hasta la fecha.

Luis Miguel Barbosa es un ejemplo de ese priismo preponderante en el PRD, enfrentado en propósitos con cuadros dirigentes del Partido Comunista Mexicano como Jorge Méndez Spíndola.

Barbosa lleva mano en la dirigencia estatal, aliado con el ala perredista del gobierno del estado arropado por “Los Chuchos” quienes a su vez cuentan con la complicidad de ADN de Roxana Luna y el secretario general del CEN.

Irónicamente se perfila como la dirigente estatal del PRD una mujer de izquierda, Socorro Quezada, que siempre renegó la vía electoral para acceder al poder, o en el peor de los casos, siempre calificó de “electoreros” a los partidos políticos de izquierda con registro.

pablo.ruiz@milenio.com