Nada Personal

A medrar con la pobreza

Como ocurrió durante el rectorado de Nora Claudia Lustig en la Universidad de las Américas Puebla, en el estado y país la línea a seguir es monotemática: pobreza y rezago social.

Ahora que se dieron cuenta los políticos que el fenómeno social existe, éste se ha tomado como bandera partidista.

Será también un estandarte electoral en las elecciones de 2015, en una guerra de recriminaciones entre gobierno y partidos de todos los niveles.

No es fortuita la bandera como programa oficial del gobierno del estado con la Cruzada Nacional Contra el Hambre, un remix del Programa Solidaridad, ahora como avanzada rumbo al 2015.

En el gobierno estatal han entendido el mensaje y la intencionalidad de la política social del gobierno federal, por lo que se ha subido al tren del abatimiento de los índices de rezago social.

El tema lo ubicó como tarea principal de su gobierno el presidente de la ciudad capital, José Antonio Gali Fayad, en donde se desprenden acciones en las juntas auxiliares, colonias y barrios marginales.

La población marginada fue el tema reiterado de los diputados locales del Revolucionario Institucional que lo mismo le recriminaron el rezago a los secretarios de Finanzas que al de Sustentabilidad.

Legisladores locales del PRI abordaron las estadísticas de la pobreza en la entidad, fenómeno social que sólo conocen en los números, pero desconocen los polígonos, salvo los del club de Golf.

Se trata de un recurso mediático sin que los mensajeros hayan abordado este tema ni por curiosidad, pero ahora son expertos divulgadores de las estadísticas del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

Políticos mañosos resultan ahora especialistas en temas de pobreza, pero sólo la que les conviene para cuestionar al gobierno en turno, como si antes no existiera.

La propia Sedesol federal amplió el programa de la Cruzada Contra el Hambre a 50 municipios, de los 14 inicialmente establecidos, pero será después cuando expliquen el porqué de la extensión.