Nada Personal

"La mano que mece la cuna" de la Casa Blanca

Que el tamaño de la embestida contra el presidente Enrique Peña Nieto por el asunto de la Casa Blanca de la primera dama Angélica Rivera solo podría venir de un personaje o grupo del mismo poder que el destinatario.

En círculos cercanos al gobierno federal le atribuyen la filtración periodística de las propiedades de la señora Rivera a la familia Salinas de Gortari.

Se trata de una respuesta contundente y como parte de la respuesta a una serie de “incumplimientos” de acuerdos de Peña Nieto con la ex familia presidencial que tuvo en la cancelación de la licitación del tren rápido México-Querétaro, el punto de quiebre.

El los oriundos de Agualeguas, Nuevo León habrá echado mano de sus alianzas y amistades con empresarios “paisanos” de Linares con raíces en aquella entidad para responder a la cancelación del proyecto ferroviario de pasajeros, en alianza con una firma asiática.

Un frustrado contrato de 56 mil millones de pesos para la construcción del “tren bala”, fue la gota que derramó el vaso en los desencuentros entre la actual y anterior familias presidenciales.

Pero la aparente “ruptura” de la alianza no termina ahí, la familia de Agualeguas, agraviada por los “incumplimientos”, ha empezado a enviar mensaje en torno a la figura y presencia del sonorense Manlio Fabio Beltrones, ubicándolo en la carrera presidencial por el 2018.

De manera profusa en youtube se ha divulgado, bajo el título “Beltrones ya suena para poner Alto al desmadre de Peña Nieto”, un mensaje audiovisual para magnificar la trayectoria y cualidades del coordinador del Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados.

Una tesis que circula en el llamado “círculo rojo” son los tiempos constitucionales en torno a un eventual relevo antes de cumplirse los dos años para convocar a elecciones, de lo contrario sería el Congreso de la Unión quien intervendría.

Llama entonces la atención del mensaje presidencial en la gira por el estado de México donde deslizó: hay “intereses para desestabilizar al país”, al referirse a los actos violentos de protesta por el caso Ayotzinapa.

pablo.ruiz@milenio.com