Nada Personal

La “izquierda” ausente

La llamada "izquierda", la electorera, renunció a un ejercicio por el que luchó para convertirse partidos legales: el debate parlamentario.
Frente a la aplanadora mayoritaria del PAN y PRI en las respectivas cámaras durante la aprobación de la reforma energética, los legisladores terminaron en el ridículo.
Si el argumento para defender la industria petrolera como recurso estratégico del estado era denudarse en tribuna parlamentaria a las tres de la mañana, pues sí que está jodida.
Apilar sillas y bloquear los accesos al salón de sesiones de San Lázaro fue la otra parte del espectáculo, junto con los desagradables y condenables arañones y golpes. Qué argumentos.
En las calles, frente al blindaje metálico a los recintos legislativos, el otro ridículo fue la estridencia golpeando durante varias horas las vallas, con apenas un puñado de ciudadanos militantes.
Más ridícula fue la postura de Martí Batres, el dirigente nacional de Morena, quien defendió no mezclarse en la protesta con el Partido de la Revolución Democrática.
Un movimiento como Morena, que llena una y otra vez la principal plaza pública del país, el zócalo de la Ciudad de México, con cien mil seguidores las de mayor concurrencia, frente al Palacio Legislativo en San Lázaro o frente al Senado, no llegaron ni al millar.
Esta izquierda ya no es la misma, la electorera, incluida la que tiene como líder a quien manda al diablo a las instituciones pero pretende vivir del presupuesto público que ofrece el sistema de partidos políticos.
Tiene entre sus filas a buenos actores que han fingido dar la lucha contra la reforma energética, pero en los hechos –y en las cuentas bancarias personales- ya habían "planchado" las enmiendas constitucionales.
Desdibujados, sin argumentos, renunciado al debate parlamentario, está claro que los partidos políticos de izquierda están en crisis porque son incapaces de generar un movimiento social de masas a favor de sus "causas" porque no convencen, es una "izquierda" ausente.
Puebla no es la excepción; vergonzante, los diputados del PRD y MC abandonaron la sesión plenaria del Congreso local para evadir el debate; ¿incongruencia o parte del guión?