Nada Personal

Los “indignados”, a la mexicana

Ni los candidatos independientes en México lo son tanto, ni la experiencia electoral de los “indignados” de “Todos” y “Ciudadanos” en España se reproducirá automáticamente en el resto del mundo.

Se deben ir guardando proporciones entre el avance del electorado ciudadano español que rompe con el bipartidismo del Partido Popular y Partido Socialista Obrero Español y el candidato independiente a gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”.

Lo interesante del fenómeno español y el neolonés, en México, es que la democracia electoral tiene nuevas expresiones y protagonistas, dignas de considerarse para la realidad mexicana.

Solo por mencionar el resultado de las elecciones municipales en España: los ciudadanos, claro que sí pueden acabar con el monopolio de los partidos para postular candidatos y gobernar con ese carácter ciudadano que han perdido los “partidos cártel” en el mundo. Sería la lección.

En las elecciones federales y locales en el país, el caso más ilustrativo –por el cargo de elección popular que está en juego- es el correspondiente al candidato independiente a la gubernatura de Nuevo León.

Jaime Rodríguez Calderón, tal y como se le conoce hoy, así es, un norteño al natural, desde siempre, no es un producto de los eruditos de la mercadotecnia, menos un ex priista arrepentido.

En el caso remoto de ganar las elecciones,  “El Bronco” moverá las entrañas del  sistema político de partidos políticos y alimentará en el 2018 un cambio de fondo en los viejos moldes partidistas; desatará la fiebre de las postulaciones independientes.

Y aún perdiendo las elecciones, con el fenómeno del candidato “Bronco”, habrá un antes y un después para los procesos electorales, fundamentalmente en las elecciones concurrentes de 2018.

Para empezar, se acabará el vetusto estilo de la imposición de dirigentes y candidatos; las decisiones verticales, familiares y de mafia, al estilo del “partido cártel”,  desaparecerán.

Posterior a las elecciones legislativas federales y locales a gobernador en varios estados, independientemente de los resultados, la entidad poblana tendrá un primer ensayo en 2016.

Pero de cara a las elecciones concurrentes en 2018, será interesante cómo influirán los fenómenos de los “indignados” en España y la “broncomanía” en Nuevo León.

pablo.ruiz@milenio.com