Nada Personal

El antes y después del caso Chalchihuapan

Hay un antes y un después del proyecto político de gobierno de Rafael Moreno Valle, posterior a los acontecimientos del pasado 9 de julio en la Vía Atlixcáyotl, en San Bernardino Chalchihuapan.

Los cadáveres que salieron del clóset a raíz de la crisis del 9 de julio, salieron en falso porque no tienen ni los argumentos ni las suficientes fuerzas para revertir el mandato popular obtenido Moreno Valle en 2010.

Y como lo que no mata fortalece, el proyecto político tendrá ajustes y el gobierno será reestructurado en metas y objetivos, posterior al control de daños.

El gobernador asumirá la responsabilidad que le corresponde y en breve deberán verse los cambios tanto en la conducción de un gobierno de alternancia que garantice la continuidad de su proyecto.

Moreno Valle y su equipo de colaboradores ya no podrán ser los mismos de antes del 9 de julio, un mandatario que todo lo controla y supervisa no fue suficiente para impedir que algo, en materia de seguridad y operación política, salieran de control.

La sensibilidad social, política  y humildad para gobernar no podrían soslayarse al entrar en la recta final de la administración estatal.

El continuismo del proyecto político no será posible si no se cambia del modelo de gobernar, que si bien no es del todo errático, tampoco es perfecto, pero sí perfectible.

La ciudad capital, la zona metropolitana y el estado ya no pueden retornar a los gobiernos anodinos y mafiosos del pasado.

En la transformación que experimenta la entidad ya no tienen cabida los grupos aldeanos del viejo del PRI.

Sin embargo el grupo gobernante debe despojarse de grupos oportunistas que al grito de “viva la trasformación” sólo sustituyeron a los viejos grupos de interés; al amparo de la alternancia los nuevos grupos de interés conservan los viejos vicios.

La creación de la jefatura de la Oficina del Gobernador y la llegada Juan Pablo Piña Kurczyn se ha interpretado en el círculo rojo como un mensaje del gobierno para iniciar una escalada de cambios, rectificaciones y reformas; sólo  estaban en espera de la resolución de la CNDH.

Un gobierno visionario con proyecto de largo plazo deberá dejarse ver y sentir en los próximos meses, por lo menos es lo que esperan los ciudadanos para no regresar al pasado.

pablo.ruiz@milenio.com