Nada Personal

Una ciudad que se transforma

Cierran el año los gobiernos estatal y municipal capitalino y ya planean los proyectos de ejecución de obras urbanas de infraestructura vial para el 2015.

En lo particular la alcaldía poblana le echará mano de inmediato al distribuidor 475 construído durante el trienio dogerista.

El  presidente municipal José Antonio Gali Fayad tiene en su escritorio el proyecto ejecutivo para resolver ese “cuello de botella” para el acceso y salida del Bulevar Atlixcáyotl.

Se trata de un proyecto de ingeniería civil para ampliar a tres carriles con una solución que resuelva las dificultades diarias de la vialidad en ese punto de la Angelópolis.

Gali destaca las ventajas de mantener una coordinación con el gobierno del estado para empatar agendas y objetivos a favor de la ciudad de Puebla.

Y es que la administración municipal trae un cronograma de obras, que a decir del primer regidor, no pierden “un segundo” para trabajar a favor de la ciudad.

Independientemente de las decisiones del edil en su futuro político inmediato, la única realidad es que a diferencia de otras administraciones, en ésta, la ciudad se está trasformando, de la mano del gobierno estatal.

En diez meses Gali Fayad ha consolidado un equipo de trabajo y logrado un ambiente de colaboración entre los trabajadores sindicalizados y de confianza, lo que garantiza la estabilidad y gobernabilidad.

El alcalde ha resultado un hombre exitoso, con un liderazgo en la ciudad y con el consenso de propios y extraños.

Una y otra vez ha logrado una apertura a la pluralidad y lo demuestra el composición de los representantes en sus eventos, como ocurrió ayer en una posada navideña con los reporteros de la fuente y dueños de medios de comunicación.

Esta administración que estará al frente del Ayuntamiento por casi cinco año tiene un futuro promisorio para convertir a Puebla en una ciudad modelo, en la medida que atiende todos los frentes de atención a los sectores sociales y económicos. 

pablo.ruiz@milenio.com