Nada Personal

La otra cara del auge turístico

Concebido a principios de la década de los ochenta como una alternativa para la reubicación del comercio informal instalado en el Centro Histórico bajo el dominio de la agrupación de vendedores ambulantes 28 de Octubre, el mercado Hidalgo es hoy un nido de delincuentes.

No solo los partidos políticos de la llamada izquierda han perdido ideología y principios políticos; las agrupaciones sociales como la “UPVA 28 de Octubre” de Rubén Sarabia “Simitrio” se ha prostituido.

Presentado por las agrupaciones no gubernamentales “defensoras” de derechos humanos ante la opinión pública como un “preso político”, detrás de la bandera social de la UPVA existe un mundo subterráneo ligado a la delincuencia del fuero común y federal.

La venta de drogas, de reproducciones “pirata” de CD y DVD y de armas de fuego está en la primera línea de indagatorias ministeriales.

Un ejemplo de los delitos del fuero común está documentado en la PGJE en la AV 712/2015/NORTE y la AP-704 por diversos delitos y lesiones graves en perjuicios de un ciudadano originario de Monterrey, Nuevo León.

Un matrimonio acudió el 6 de abril al  Mercado Hidalgo porque le indicaron que en ese lugar podrían comprar mole para regalar a sus familiares y amigos.

Los visitantes dejaron su automóvil estacionado en la zona y al retornar de la compra se percataron que un individuo les estaba robando uno de los espejos del auto, el afectado enfrentó al delincuente y éste le amenazó con un desarmador y emprendió la huida al interior del mercado.

El ciudadano pidió ayuda de  una patrulla de la Policía Estatal y emprendieron la búsqueda del delincuente  y fue el afectado quien los detectó para someterlo y entregarlo a los uniformados, pero en ese momento ya había un grupo de sujetos armados con palos para defender al delincuente.

Los agentes de la Policía Estatal no detuvieron al delincuente y la turba emprendió una salvaje agresión contra el ciudadano visitante, sin que los elementos de la SSP intervinieran.

El agredido se refugió en una farmacia ante la amenaza de ser “linchado”, y los policías “no movieron un dedo”. Fue una ambulancia quien lo rescató. Las lesiones son severas y sigue hospitalizado hasta la fecha el afectado.

Fue divulgado en un noticiario regiomontano del Grupo Multimedios lo ocurrido al matrimonio regiomontano en Puebla, para vergüenza de los poblanos. Y los policías de la SSP y los delincuentes, impunes ambos.

pablo.ruiz@milenio.com