Nada Personal

Un candidato “golpeador” de mujeres

Postularse como candidato “independiente” a una diputación federal no es sinónimo de rectitud u honestidad, mucho menos que sea realmente “independiente”.

Es el caso de Jesús Amador Hernández Barbosa, ex priista candidato a diputado federal por el distrito electoral federal 15 con cabecera en Tehuacán, respaldado por la alcaldesa Ernestina Fernández Méndez y Álvaro Alatriste Hidalgo.

Los “independientes” como Hernández Barbosa también deberían ser sometidos a pruebas de control de confianza, aplicarles un examen de salud mental y revisar los antecedentes penales.

Por los antecedentes violentos e inestabilidad emocional del señor Jesús Amador Hernández, sin dificultad debe ser declarado “un peligro” para Tehuacán, y en lo particular para el sexo femenino porque es considerado en aquella ciudad como un “golpeador de mujeres”.

Gabriela Ybarra Negrete, quien fuera pareja sentimental del político ex priistas ahora “independiente”, es una de las pruebas contundentes del grado de peligrosidad de este sujeto.

De acuerdo a los hechos consignados por el agente del ministerio público Susana García Ortiz, que motivaron  la integración de la Averiguación Previa -3074/2012 TEHUA, el flamante señor candidato “independiente” fue denunciado por los delitos de amenazas de muerte con arma de fuego y golpes en agravio de  Gabriela Ybarra Negrete y la madre de ésta, Irene Negrete Márquez.

Ante el agente del Ministerio Público  especializado en “Delitos Patrimoniales” Lorenzo de la Luz Saavedra, la señora Ybarra declaró:

“Que por su poder económico él me podía hacer lo que quisiera, motivo por el cual yo siempre tuve el temor de dejarlo por sus amenazas y sé que sí es capaz de matarme porque lo conozco y sé que es una persona  que tiene armas, ya que en una ocasión  me amenazó con una arma de fuego y él siempre ha presumido de sus influencias  y me ha intimidado y amedrentado”.

Las golpizas que le propinaba Jesús Hernández a Gabriela Ybarra eran constantes, y extendió las agresiones físicas y verbales a la madre de Gabriela cuando intervenía para impedir continuaran los golpes.

“Con mi dinero puedo comprar la justicia; soy una persona poderosa política y económicamente”, presumía el ahora candidato “independiente” al golpear a Gabriela y a su madre, como consta en las  denuncias ministeriales. Esta es la calidad del abanderado de Ernestina Fernández y Álvaro Alatriste.

pablo.ruiz@milenio.com