Nada Personal

A dos años, la indiferencia

Así el presidente Enrique Peña Nieto cumplió dos años de acceder a la Presidencia de la República o empezó el tercer año, a juzgar por la indiferencia de varios ciudadanos, todo parece indicar los ciudadanos tienen otros asuntos de más importantes.

Si para el círculo rojo es relevante o revelador el resultado de un par de encuestas donde ubican los niveles de aceptación del mandatario federal, para la gran mayoría de la población, ni enterados están.

Fue tan indiferente para los poblanos el segundo aniversario que las marchas contra Peña Nieto y la exigencia de la aparición de los normalistas, de plano de desinflaron.

La marcha por la mañana convocada por los jóvenes universitarios no sumaron ni el medio millar; por la noche, la “del silencio”, ni doscientos.

Unos solitarios jóvenes encapuchados se apostaron en la caseta de Amozoc de la autopista Puebla –Orizaba para levantar las plumas de Capufe y permitir el paso de los automovilistas, sin pagar la cuota.

Unos complacientes policías federales a bordo de una camioneta oficial se limitaron a observarlos hasta que concluyeron su “protesta”. ¿Y?

El panorama es más peligroso para el país porque la postura generalizada es la indiferencia, frente a un segundo año del presidente Peña, y más de dos meses de los hechos violentos en Iguala, Guerrero.

Salvo los activistas  y las células de Morena impulsadas por Andrés Manuel López Obrador para “tirar” al presidente, la población tiene otras preocupaciones: un empleo y salario remunerador.

Si en una entidad de más de 5 millones 779 mil habitantes en la entidad –de acuerdo al último censo de la población del Inegi– el primero de diciembre se manifiestan en las calles menos de un millar, no genera mayor atención, salvo por las afectaciones a los automovilistas y peatones.

El presidente de México y su gabinete algo tendrán qué corregir porque en la medida que la población no siente el cambio en su bolsillo y el bienestar de sus familias, Peña Nieto no es tema.

pablo.ruiz@milenio.com