Nada Personal

A diez años de AECO

La Asociación de Empresas de la Construcción (AECO) Puebla cumple diez años de su fundación y ni por asomo sus actuales directivos encabezados por Javier García Ángeles, piensan en el retorno al Consejo Coordinador Empresarial (CCE).
Una imposible reincorporación de AECO al organismo cúpula poblano tampoco significa sean irreconciliables las campañas empresariales relacionadas con la industria de la construcción.
Posterior a la ruptura hace diez años encabezada por el ingeniero Aristeo Reyes Hernández con la CMIC, la AECO goza de cabal salud y ha adquirido una presencia influyente en el sector y en vida económica y política del estado.
Se fundó AECO posterior a un desencuentro en la elección de presidencia de la mesa directiva de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) Puebla por la nominación de José Antonio Escalera Espinosa, yerno de yunquista Antonio Quintana, el poder tras el trono.
Reyes y un grupo de influyentes constructores poblanos rompieron con el Yunque y su control que mantenían de una de las más importantes cámaras empresariales en el estado y que tenía en ese momento a uno de sus mejores representantes, Jorge Espina Reyes, expresidente nacional de la Coparmex.
Cuna del Consejo de Organismos Empresariales (COE), antagónico al Consejo Coordinador Empresarial, la Asociación de Empresas de la Construcción es la cámara mejor organizada como organismo separado del CCE, con todo y las diferencias internas entre Aristeo Reyes, Javier Maldonado Moctezuma, Gerardo Inman Peraldi y  Eduardo García Migoya.
Los dirigentes de la Asociación de Empresas de la Construcción han logrado establecer una comunicación fluida con el sector público de los tres niveles de gobierno, y las circunstancias los han llevado a establecer múltiples puentes de comunicación con sus homólogos de la CMIC.
Sí, han surgido posturas relacionadas con una eventual reincorporación de AECO y el COE al CCE, pero nada más alejado de esa posibilidad.
Con el ungimiento de Javier García Ángeles al frente de la AECO, y con la presencia de Aristeo Reyes en el consejo directivo como “comisario”, la Asociación abre una agenda de relaciones apartidistas con los gobiernos, incluso con el estatal, con una importante expectativa de crecimiento con socios y mayor influencia en la industria de la construcción.