Nada Personal

Y ahora, ¿quién podrá defenderlos?...

Lo revelado por la PGR de lo ocurrido en la Casa Hogar “La Gran Familia” en Zamora, Michoacán obliga a revisar lo ocurrido en Domingo Savio y el avance –si existe– en la regulación del funcionamiento de estos lugares.

En general, gobierno, sociedad y medios de comunicación siguen siendo reactivos a los acontecimientos como estos relacionados a menores de edad.

Algo muy mal estamos haciendo los adultos y las instituciones con nuestros niños y niñas porque si no son abusados por curas pederastas o empresarios pedófilos, son maltratados y acosados en las casas hogar, bulleados y violados en las escuelas o denigrados (enjaulados) por ser migrantes.

Lo ocurrido en Puebla y en otros estados con los menores de edad es de verdadero escándalo, y lo que menos nos podemos esperar como gente de bien es otra noticia más como la de generadas en Zamora o San Luis Potosí, sólo por citar dos casos.

En la entidad las autoridades correspondientes deben ofrecer resultados claros en torno a las medidas preventivas para regular las casas hogar y otras acciones a favor de los infantes.

A la fecha, ni por iniciativa propia de los administradores de la casas hogar ni del gobierno del estado se ha proporcionado un informe de las nuevas reglas de regulación de estos centros de atención a menores.

Se anunció la integración de una junta para regular el funcionamiento de las casas hogar, pero es la fecha que nada se sabe ni cuántas casas hogar existen en el estado.

Sería imperdonable que vuelva ser noticia una casa hogar similar a Domingo Savio, para entonces si, ahora sí, atienden estos casos.

Si bien las autoridades e institucionales tendrían que atender el fenómeno de abusos a menores desde su origen: las familias, empezando por el abandono, lo cierto es que la realidad nos ha superado.

Ya basta de la socorrida demagogia de los discursos oficiales al referirse a los niños y niñas como los “mexicanos del futuro”, basura; algo deberá hacerse a favor de la protección de los menores.