Nada Personal

Voz de las mujeres

Una joven universitaria poblana respondió así a un mensaje mío de whatsapp, a propósito del Día Internacional de la Mujer, contenido que me parece es de interés público:

No quiero felicitaciones.

Quiero que nos dejen vivir. Que nos dejen de matar solo por ser mujeres. Quiero que mis hermanas, y mis primas salgan a la calle sin miedo a ser atacadas verbal y sexualmente, incluso en el transporte Público.

Quiero caminar por donde sea sin que me llamen, me sigan, me acosen.

Quiero que paren las mutilaciones genitales, que cesen las lapidaciones, que dejen de violarnos.

No quiero felicitaciones, quiero un salario justo por el trabajo que desempeño. Quiero espacios de participación, de opinión y de decisión. Quiero que tú hombre seas mi compañero, no mi rival.

Quiero vestir como yo quiero. Que entiendan que el feminismo no es lo contrario al machismo. Que no, no odiamos a los hombres, pero sí, nos amamos y por eso estamos levantando la voz.

No quiero felicitaciones. Quiero que dejes de llamarnos putas, feminazis, locas, o pinches viejas.

Quiero que luches conmigo, que me respetes no por ser mujer  sino por ser un ser humano como tú.

Quiero que entre mujeres dejemos de descalificarnos, dejemos de victimizarnos, que tomemos ya la rienda de nuestra vida, y nos hagamos responsables de la misma. Quiero ver a las mujeres empoderándose.

Quiero que las mujeres de todo el mundo sean libres, libres para decidir sobre su futuro, libres para elegir si estudiar una carrera, dedicarse a viajar, a la política o a ser mamá.

Porque todo esto amigo, tú lo has tenido, siempre ha sido tuyo, pero nuestra historia es distinta, nuestras abuelas, bisabuelas, y las bisabuelas de nuestras abuelas lucharon para que ahora nuestro panorama sea distinto.

Por eso te pido que entiendas que no tenemos una lucha contra ti, pero sí contra todos esos que nos están matando, contra todos esos que nos están violando, contra todos aquellos que nos están golpeando en casa, contra todos esos que nos están bloqueando.

Y tú amiga, te pido que entiendas que gracias a un grupo de mujeres como tú y como yo es que hoy puedes votar.

Es en este contexto como adquieren relevancia e importancia las reformas aprobadas por el Poder Legislativo local.