Nada Personal

Van contra líder vitalicio

La sentencia fue clara en julio de 2013: en siete meses habrá otro sindicato porque Israel Pacheco debe dejar la dirigencia vitalicia.
Fue un cambio de última hora en la decisión política de Pacheco para alinearse con el entonces candidato a la presidencia municipal de la coalición PRI-PVEM, Enrique Agüera Ibáñez.
No conozco los detalles, pero el secretario general del Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento ya había accedido a un acuerdo con el equipo de colaboradores del también candidato José Antonio Gali Fayad, de Puebla Unida.
Fue un enviado del equipo de Agüera Ibáñez con quien se realizaría la última negociación para que Pacheco le diera la espalda a sus compromisos con los azules.
Con toda seguridad algo más que la permanencia y continuidad en el cargo del dirigente sindical estuvieron en juego en las elecciones municipales de julio del 2013.
Todo indica que llegó la hora del ajuste de cuentas y de poner en práctica la esperada acción de desplazamiento del dirigente sindical vitalicio.
Ayer se presentó ante los medios de comunicación Orlando López Reyes acreditándose como secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Limpieza, Recolección y Actividades Conexas "General Ignacio Zaragoza".
Al frente de las trabajadoras conocidas como las "naranjitas", anunció que se ha constituido como el nuevo gremio de trabajadores del ayuntamiento de Puebla y ya cuenta con la respectiva "toma de nota" de la mesa directiva ante el Tribunal de Arbitraje, quien le reconoce personalidad jurídica.
El constituido sindicato "General Ignacio Zaragoza" va por la cabeza de Israel Pacheco mediante el recursos jurídico del recuento en la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo.
Está por venir un agitado proceso legal de representatividad que terminaría con el derrumbe del imperio impuesto por Israel Pacheco.
Difícilmente un dirigente sindical puede tener el respaldo de los trabajadores del ayuntamiento de Puebla a quienes tiene sometidos mediante el terror sindical y la coerción, incluida la cuota anual obligada para la comida y regalo de "cumpleaños".