Nada Personal

“Travestismo” político

Un diputado federal del PRI calificó de “travestismo” la composición de las candidaturas en la casi totalidad de los partidos políticos, y no se equivocó.

Además de perderse la identidad política e ideológica de quienes aparecen  en las listas de candidatos por los 16 distritos electorales federales en la entidad.

Y es que en los principales partidos políticos figuran priistas en las listas del PRD o Movimiento Ciudadano, o perredistas o aliancistas con Movimiento Ciudadano, entre otros.

La contienda electoral se ha convertido en un exhibidor de coherencias de militantes que parecían impolutos o leales a sus causas partidistas.

Destacan los militantes priistas como abanderados del Partido de la Revolución Democrática, como Elvia Suárez Ramírez, Gabriel Reyes Cardoso, Isidro Camarillo, Jacobo Aguilar o Carlos Talavera Pérez.

Los casos específicos de Juan Pablo Piña Kurczyn y Hugo Alejo Domínguez, en la lista de candidatos del Partido Acción Nacional, estarían considerados en otro proceso distinto, de distanciamiento gradual con su partido de origen.

No así de otros personajes de “oportunidad” por la inercia de la coyuntura político electoral, como corresponde a los casos del empresario Noé Peñaloza Hernández, Humberto Vázquez Arroyo, Luis Alberto Arriaga Lila y Antonio López Espinosa.

Salvo los partidos Revolucionario Institucional y Movimiento Regeneración Nacional, quienes han mantenido una línea de pertenencia política, en el resto de los partidos políticos es visible el origen de candidatos que cada año político cambian de camiseta.

En este fenómeno radicaría justamente lo que han definido como el “travestismo” de político, que ha hecho de las candidaturas a cargo de elección popular un factor de oportunidad para abanderar colores y mensaje que no giran en ningún principio de coincidencia ideológica.

 

pablo.ruiz@milenio.com