Nada Personal

Trauwitz, el empresario político

Para el candidato ciudadano a diputado federal por  el distrito 12, bajo las siglas del PAN, el siete de junio estará en juego más que el escaño en la Cámara Baja: el apellido Trauwitz.

Empresario restaurantero, heredero de una larga tradición en la industria, la gastronomía y los negocios, Ángel Trauwitz Echeguren un defensor de los productos orgánicos libres de pesticidas.

Amante de los techos y muros verdes para productos de hortalizas de autoconsumo, contra lo que podría suponerse, es un defensor de la salud preventiva porque la correctiva es un costo absurdo para la medicina pública y privada.

Compara a los componentes de una sociedad como los órganos vitales del ser humano que, dice, deben estar en armonía y en buen estado de salud para que el ser humano tenga un desempeño más productivo en este mundo tan fugaz.

 A cada calle que recorre de puerta en puerta, que le han costado kilos de menos, se encuentra con el hambre y la pobreza en inspectorías, juntas auxiliares y colonias donde también abunda la poca cultura para hacer con menos, más.

Presume y refrenda su espíritu ganador, no le gusta perder y no se echa para atrás ni para agarrar vuelo, y cita como casos de éxito sus negocios, siete pueblos mágicos que impulsó siendo secretario de Turismo y los encargos electorales en regiones como la Sierra Norte.

Ni él bien a bien ubica en qué momento como empresario se hizo más político, actividad que combina con la función pública y como representante popular como regidor en el cabildo de la ciudad capital.

Cuestionado respecto a la perspectiva de colarse a las grandes ligas de la política parlamentaria del país, de consumar en las urnas la ventaja de 30 puntos que le arrojan las escuetas, Trauwitz no se amilana, por el contrario, dice tener las pilas bien cargadas para asumir responsabilidades en la Comisión de Presupuesto.

En una parte de la larga mesa de una cava de su negocio deja las últimas encuestas de mayo, no le interesa mostrarlas ni hacer énfasis en los números, ni la muestra ni presume como cualquier político para “convencer” que lleva la delantera, más bien le inquieta y ocupa construir la agenda legislativa. Ese es Ángel Trauwitz, el empresario político, ahora más político que empresario.

pablo.ruiz@milenio.com