Nada Personal

Tepjf: derrota a Barbosa

El senador perredista Luis Miguel Barbosa Huerta y el líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, creen cada quien, que los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial son unos atrasados mentales.

En el primer caso, el hijo pródigo del otrora caciquismo cenecista en Tehuacán dijo que impediría –así dicho en primer persona- "presionaran" a los magistrados del Tepjf para que resolvieran una controversia a favor de una fracción del PRD.

Elevado como está por los cantos de sirena de los priistas Emilio Gamboa Patrón y Manlio Fabio Beltrones, los verdaderos interlocutores para sus acciones, Barbosa insinuó, porque le faltaron... argumentos, era el gobierno de Rafael Moreno Valle quien ejercía la presión.

Barbosa Huerta se refería a la resolución que deberían tomar los magistrados respecto a la legalidad del consejo estatal de una parte del PRD pro aliancista que finalmente decidió el 3 de marzo elegir a Arturo Loyola como el candidato a la gubernatura.

El político tabasqueño López Obrador acusa por su parte al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong de haber reunido a los magistrados del Tepjf para ordenarles votaran por retirar el spot que hacía alusión al avión presidencial.

Dicho de otra manera, para ofensa de los magistrados del Poder Judicial, a decir de los "ilustres" personajes de "izquierda" (así se autonombran) Barbosa Huerta y López Obrador, los magistrados no piensan y reciben órdenes de secretarios del gabinete federal o de gobernadores.

Los políticos como éstos cuando no tienen la razón jurídica, entonces tienen la verdad absoluta y esa debe prevalecer por encima de todo y de todos: los magistrados reciben órdenes.

Total que los magistrados, en los casos de interés de Barbosa y López, emitieron sus votos y pusieron en su lugar a los dictadorcitos de izquierda: López Obrador, sin spot; y Barbosa, sin nombrar candidato a gobernador.

El Tepjf les dio la razón a los consejeros electorales del PRD del 3 de marzo y derrotó los arrebatos e intrigas de Barbosa para golpear la alianza con el PAN, a pedido de sus aliados Gamboa y Beltrones. Y sí, se confirmó, el güero Agustín Basave Benítez tragó camote.

pablo.ruiz@milenio.com