Nada Personal

Sucesión silenciosa al 2016-2018

Son tres y no sólo uno, los funcionarios públicos del estado y municipio que se perfilan para la mini gubernatura que deberá elegirse en el 2016 al concluir la gestión de Rafael Moreno Valle.

De acuerdo a las recientes reformas a para hacer concurrentes las elecciones locales (de gobernador, presidentes municipales y diputados) con las federales (presidencial, del Senado y Congreso) en el 2018, se deberá elegir en 2016 a un gobernador para un periodo de dos años.

La lista de posibles candidatos a la llamada mini gubernatura está en aumento y ha trascendido figurarían José Antonio Gali Fayad, Mario Rincón González y José Cabalán Macari.

Pero en el juego de “destapes” anticipados se barajan también los nombres de la diputada Patricia Leal Islas y del secretario de Desarrollo Social Luis Banck Serrato, estos últimos metidos con calzador para operar la sucesión.

Parecería ociosa una sucesión adelantada por la mini gubernatura si se considera que los partidos políticos tienen en puerta los partidos políticos las elecciones legislativas federales del 2015, pero no es así.

Si bien están atorados los movimientos de piezas por la influencia que ejercerá el sentido de la resolución de la CNDH por el caso Chalchihuapan, los movimientos están en marcha rumbo a la mini gubernatura, en las condiciones que las circunstancias políticas lo obliguen.

Pareciera que el reloj político se ha detenido en los tiempos del grupo gobernante, pero no ocurre así, por el contrario, se trata de un movimiento subterráneo intenso y se mueve una sucesión silenciosa.

Será posterior al informe de gobierno cuando vendrán en cascada los ajustes en la estrategia, en el gabinete, las candidaturas al 2015 y en el arranque del proyecto político en las aspiraciones presidenciales en 2018.