Nada Personal

Sociedad civil, sin liderazgos

A Paco Molina Vela, a un
año de la inesperada partida

Se cumplió una semana de protestas contra el gasolinazo y las marchas han quedado en círculos partidistas, sin ninguna respuesta masiva como lo esperaban.

La campaña del miedo a través de las redes sociales terminó con los saqueos a los comercios en diferentes estados, fue suficiente para desinflar cualquier posibilidad de un movimiento masivo.

Voces interesadas en sacar provecho, principalmente los burócratas de las presuntas izquierdas electoreras, le atribuyen la inmovilidad social a la campaña de "terror" con los saqueos, según ellos, promovidos por el "Estado".

La realidad que deben enfrentar los partidos políticos que rechazan los incrementos a las gasolinas, el gas y tarifas en el consumo eléctrico solo obedece a un interés mezquino para no perder clientela electoral.

Partidos como el PRD, Movimiento Ciudadano, del Trabajo y Acción Nacional que hoy se indignan con los incrementos, son los mismos que a través de sus diputados y senadores aprobaron la ley de ingresos que liberaba los precios de las gasolinas.

El oportunismo de los partidos de la Revolución Democrática y Movimiento de Regeneración Nacional se reducirá a manifestaciones ornamentales porque para los ciudadanos no son una opción para ser sus interlocutores.

Radica el cinismo de los partidos políticos en criticar los aumentos a los energéticos, pero no renuncian a sus privilegios con miles de millones de pesos que reciben de la federación y los estados para financiarse a costa de los contribuyentes.

Indignados diputados y senadores que tampoco renuncian a sus privilegios, prebendas y salarios, al igual que los gobernantes, una clase política nacional que goza de todas las ventajas, a diferencia del resto de la sociedad.

Las manifestaciones callejeras en los estados el pasado fin de semana y la efectuada ayer en la CdMx están muy lejos de calificarse como una "rebelión social" como la catalogó el senador y ex mandatario priista de Chihuahua, Patricio Martínez.

Por supuesto que existen voces y argumentos que deben tomarse en cuenta, son menos, pero hay todavía mexicanos con propuestas.

pablo.ruiz@milenio.com