Nada Personal

Sitiavw-Sitaudi, contrato de protección

Antonio Flores Trejo, el dirigente del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen, le aprendió bien y rápido a lo peorcito del sindicalismo oficial, algo similar o peor a Leonardo Contreras, de la CROM.

Formado en la escuela del neocharrismo, la Unión Nacional de Trabajadores del dirigente vitalicio Francisco Hernández Juárez, en el sindicato de la VW le siguen los mismos pasos a Contreras y Hernández.

Flores Trejo le entró a la figura de los “contratos de protección”.

Fueron derrotados en Silao, Guanajuato, donde perdieron la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo, en Puebla optaron por seguir la misma ruta de la CTM en la planta de motores de VW.

Sin la existencia de líneas de producción, sin asambleas constitutivas ni la decisión individual de los “trabajadores” de afiliarse a un sindicato, el Sitiavw optó por el charrazo con un contrato de protección a la todavía en construcción planta armandora de autos de lujo Audi.

Las ambiciones al estilo de los líderes “charros” de Leonardo Contreras y Francisco Hernández motivó la imposición del Sindicato Independiente de Trabajadores de Audi de México (SITAUDI).

Las ambiciones reeleccionistas fueron más descaradas y de plano “imponen” como secretario general a un tal Álvaro López Vázquez por un periodo de seis años, de quien se desconoce –y deberían probarlo- si es “trabajador” de Audi, de una amadora de autos sin líneas de producción.

Una extensión de los tentáculos del sindicato y dirigentes domesticados en la planta armadora VW, el Sitiavw muestra su verdadero rostro: un sindicato blanco de protección.

Si el sindicato de la Confederación de Trabajadores de México resistió el embate del Sitiavw en el recuento por la titularidad de la contratación en la planta de motores de Silao, Guanajuato, al naciente SITAUDI nadie le garantiza que la CTM no le dispute el control sindical.