Nada Personal

Revés a Barbosa en el PRD

El primer damnificado perredista por la elección de Alejandra Barrales como presidenta nacional del PRD es el ex priista Luis Miguel Barbosa Huerta.

Un advenedizo en la autoproclamada "izquierda" mexicana, el senador de representación plurinominal se quedó solo con sus ambiciones personales.

Barbosa impulsó al ex líder estudiantil del 68, Pablo Gómez Álvarez, el mejor profesional de la burocracia partidista de la "izquierda" electorera.

El ex cenecista se blindó con un histórico llamado de los comunistas para rogarle al político tabasqueño una alianza en las elecciones presidenciales y locales, donde Barbosa Huerta se hiciera de la candidatura a la gubernatura.

Las maniobras políticas del senador Barbosa al mejor estilo priista resultó todo un fracaso y su "candidato" para suceder al neolonés Agustín Basave Benítez con dificultades logró 58 votos de los consejeros nacionales, contra 264 de la funcionaria del gobierno de la Ciudad de México.

Con esta recomposición en la dirigencia nacional del partido del sol azteca los barbosistas no solo se debilitan más, sino que están en proceso de extinción con Socorro Quezada Tiempo y demás fauna política.

Es Nueva Izquierda de "Los Chuchos" el grupo que más se fortaleció en la entidad poblana no solo por el acuerdo para elegir a Barrales, sino por la presencia de Beatriz Mujica.

Con el acuerdo de la nueva dirigencia nacional, el PRD se plantea una alianza en las elecciones presidenciales.

Derrotado, Barbosa Huerta dio patas de ahogado al advertir que con la llegada de Alejandra Barrales "avanza la amenaza de volver al PRD el Partido Verde del PAN". Más dolido no podía estar el ex priista de Tehuacán.

En Puebla el grupo más fortalecido es Nueva Izquierda y vendrá un reacomodo entre las tribus perredistas locales para recomponer la debilitada dirigencia estatal.

pablo.ruiz@milenio.com