Nada Personal

“¡¡¡Reelección, reelección, reelección!!!”


El rector de la UAP Alfonso Esparza Ortiz dio ayer una cátedra de lectura rápida, a todo pulmón, parecía que tenía mucha prisa.

Quizá sí porque el tiempo es muy corto y la universidad pública que dirige va muy de prisa en su desarrollo y transformación.

Los miembros del Consejo Universitario, los más importantes por tratarse del gobierno colegiado, pudieron constatar que hay obras en infraestructura, sí, pero ligada a la demanda de la enseñanza y la investigación científica.

Ni obras faraónicas ni informes de oropel, el formato, aunque a veces un poco acartonado y sobre ensayado, sólo confirmó el estilo del rectorado de Esparza Ortiz con una permanente interlocución con la comunidad universitaria, principalmente con los estudiantes.

Contador Público como lo es, Esparza el alumno, académico y funcionario universitario no precisamente se distinguió por ser un tribuno, ni falta que hace cuando lo que requiera la universidad pública es rumbo con autogestión colectiva.

Los resultados de la gestión de Esparza Ortiz en la Rectoría de la UAP están a la vista, auditables, y a eso responde el coreado pedido, improvisado o arreglado, de la "reelección, reelección, reelección".

En un repleto Auditorio del Complejo Cultural Universitario al que asistieron los representantes de los Poderes del Estado y de los sectores de la sociedad poblana, Esparza no se equivocó al dirigirse a los universitarios al rendir el tercer informe de gobierno, con un repetido énfasis para repetir en el cargo: ... "con cada uno de ustedes".

El rector no ofreció un informe para sus invitados, o para el gobernador, como lo hacían sus antecesores –más si era el compadre-, pero tampoco desaprovechó la ocasión para llenar de cruces de color rosa las imágenes del audiovisual para exigir "ni un feminicidio más".

Esparza se enfocó en el qué, al mencionar a tres mujeres universitarias víctimas de feminicidio en dos años, pero no expuso el cómo la UAP puede contribuir a un problema social que no es privativo de las universitarias, sino de las mujeres en el estado y en el país, pero levantó la voz.

El mayor peso del pronunciamiento político del rector de la UAP sin duda fue el relacionado al financiamiento a la educación pública, contra los recortes, la medula espinal del tercer informe.

pablo.ruiz@milenio.com