Nada Personal

Puebla, deseable un modelo de seguridad pública

El gobierno del estado cuenta con las herramientas, los recursos humanos y la capacidad financiera para convertirse en un estado modelo en materia de seguridad pública.
La llegada de más inversiones ligadas a la industria automotriz  con la armadora Audi, la industria sin chimenea y nuevos polos de desarrollo no pueden ponerse en riesgo por la negligencia u omisiones de las autoridades de los tres niveles de gobierno.
Centrista como lo es el ejercicio del poder en México, no puede presumirse el abatimiento de los índices de inseguridad si sólo ocurre en la ciudad capital y municipios metropolitanos, mientras que en las regiones rurales están bajo la bota de la delincuencia organizada.
Con el predominio o influencia del gobierno de Rafael Moreno Valle en la mayoría de los más importantes ayuntamientos, compromete al mandatario y al mismo gabinete de seguridad a innovar y revolucionar el sistema de seguridad.
Desde la Secretaría de Seguridad Pública con Facundo Rosas, en coordinación con la Federación y municipios, deben introducirse un cambio profundo en la calidad de equipamiento, capacitación y adiestramiento de las policías preventivas en los 217 municipios.
No se puede seguir tolerando que las policías municipales se conviertan en una bolsa de trabajo para acomodar a los familiares, amigos y militantes del partido del presidente municipal en turno.
Tampoco es de un estado en desarrollo y que aspira a ser modelo de seguridad que las patrullas de seguridad pública se utilicen para trasladar a la burocracia municipal,  a las amantes de jefes policiacos, trasladar material de construcción a obras públicas y privadas.
O bien, llevar las hieleras y bebidas espirituosas a los bacanales de los presidentes municipales, cuidar casas y fincas de alcaldes, o en el peor de los casos, brindar protección a los bandoleros.
De nada servirán los arcos de seguridad, asesores extranjeros, equipamiento y funcionarios expertos en seguridad si no hay una transformación de raíz en la estructura, empezando por las policías municipales improvisadas, mal armadas y corrompidas.