Nada Personal

Puebla, con “boom” inmobiliario

En la ciudad capital y la zona metropolitana hay un “boom” en el desarrollo inmobiliario, y los inversionistas locales reconocen la llegada de importante capital externo, principalmente nacional.
Una de las zonas, hoy por hoy, de mayor pujanza en la construcción de diversos complejos inmobiliarios, desde los habitacionales y comerciales, es Angelópolis en el municipio de San Andrés Cholula.
Puebla ciudad y estado entra de manera acelerada en la construcción de edificios corporativos, de negocios, hoteles, hospitales y de vivienda vertical muy exclusiva a la altura de las grandes metrópolis.
No sabemos de dónde ni cómo, pero arriban a la entidad inversionistas inmobiliarios altamente competitivos, acicateados por la política de promoción  a las inversiones en el sector y a la calidad de las obras de infraestructura vial y de comunicaciones del gobierno de Rafael Moreno Valle.
Admiten desarrolladores inmobiliarios que lo mejor está por venir a la capital del estado y zona metropolitana, con nuevos desarrollos como ocurre con la habitacional.
El crecimiento en los nuevos desarrollos se ha extendido a otros municipios conurbados antes impensables como asiento de desarrollos inmobiliarios, como ya ocurre en el municipio de Huejotzingo donde están por terminar 7 mil nuevas viviendas horizontales.
Tanto en diseño arquitectónico como en ingeniería innovadora, con aplicaciones tecnológicas de punta en el sector de la construcción, se edifican diversos complejos inmobiliarios.
Así ocurre por ejemplo con la construcción de los edificios que tienen como referente Torres Perseo, donde la propuesta arquitectónica prioriza el uso ecotecnologías y sistemas de conectividad de última generación.
Inversionistas poblanos utilizan la última tecnología de punta en una de las construcciones de las más avanzadas del país en materia de infraestructura amigable con el medio ambiente; se edifica con materiales que cumplen con la norma internacional de Producto Medioambiental ISO 14025.
Puebla, estado y ciudad, dará mucho de qué hablar porque no hay retorno en el desarrollo inmobiliario y el “boom” en el arribo de inversiones tendrá una tendencia a la alza intensa en el transcurso de un lustro y los años venideros.