Nada Personal

Protesta social, “mito genial”

Ahora resulta que posterior a un "sesudo" análisis de las áreas de "inteligencia" de seguridad nacional "descubrieron" que son grupos políticos y sociales en el país ligados al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, los instigadores contra el gasolinazo y los saqueos.

Entrampados en las vendettas políticas por la carrera presidencial y por endosar los costos políticos por el incremento a las gasolinas, al gas y tarifas eléctricas, el "mito genial" de la "rebelión social" parece ser una patraña perversa para desviar la atención y buscar "culpables".

López Obrador es un oportunista -parte de su ADN priista- al montarse en el rechazo ciudadano a los recientes incrementos, pero de que sea el responsable de los saqueos, me parece un despropósito.

Este nuevo escenario de la acusación contra AMLO refleja la lucha por el poder, pero se llevan entre las patas a las familias mexicanas, a quienes les quitaron la tranquilidad los pasados 5 y 6 enero en las principales ciudades del país, con los saqueos y psicosis de saquear hogares.

A la fecha ninguna autoridad federal, estatal o municipal ha mostrado pruebas fehacientes de quiénes son los responsables de fomentar y ejecutar el pillaje a diversos negocios.

Se ha informado en la entidad que de unos 83 detenidos, solo 50 personas fueras consignadas o vinculadas a proceso ante un juez.

Pero los autores intelectuales y vándalos contratados para generar el caos, están libres y gozan de la protección de alguien experto en generar crisis de estabilidad y gobernabilidad.

Falso de los falsos que los saqueos fueran resultado de una acción ciudadana acicateada por el hambre, porque justamente fueron los alimentos y bebidas los menos saqueados, a diferencia de productos electrónicos, de telefonía móvil y bienes de las cajas de empeño.

No existe ningún movimiento civil contra el llamado gasolinazo y los reducidos actos de protesta son liderados por partidos de "izquierda" que votaron a través de sus diputados por la liberalización de los precios de las gasolinas, el gas y tarifas de la CFE. Quién les puede creer.

pablo.ruiz@milenio.com