Nada Personal

Presidentes salientes compran impunidad

Los presidentes municipales salientes han prometido cuentas claras al abandonar el cargo, para la entrega-recepción han sido capacitados los entrantes, sin embargo hay casos de verdadero escándalo en los que se van.
Si la Comisión Inspectora del Congreso del estado y la Auditoría Superior del Estado (ASE) dan por buenas las cuentas públicas de la presidenta municipal de Chilchotla, la priista Herminia Jimarez Martínez, sí que será un reto aceptar la credibilidad de las auditorías.
Nepotismo, autoasignación de obra pública a una empresa de su propiedad, cobro de “moches” a proveedores, autos de lujo, viajes al extranjero a cargo del erario, despidos, retención de recursos a juntas auxiliares y sobrecosto en las obras, tiene en su haber la señora presidenta.
Violaciones a las leyes y reglamentos, saqueo de los archivos de la Contraloría, la Tesorería y de la Secretaría del ayuntamiento gozan de impunidad porque encontró la clave en el financiamiento a las campañas federales del PAN en Teziutlán y la municipal en Chilchotla.
Apoyada por el Ministerio Público del Distrito Judicial de Ciudad Serdán ha emprendido una persecución judicial contra pobladores, regidores, jueces de paz y presidentes auxiliares, motivado por el diferendo político.
Nadie quiere escuchar a los pobladores, por el contrario, los persiguen o los encarcelan, como ocurrió el fin de semana con el regidor de Obras, Pedro Hernández.
Ni la Sedecap, la ASE o la Comisión Inspectora han aceptado que se realice un “peritaje de obra” solicitada por regidores, jueces de paz y presidentes auxiliares desde el 2 de mayo de 2012, sobre  cinco obras públicas de rehabilitación por casi 9 millones de pesos. La presidenta, en lugar de pavimentar, como lo reporta, sólo utilizó grava, por citar un caso.
Pero de los trabajos realizados en el primer año de gobierno de la priista, por más de 44 millones de pesos de recursos del FISM y Fortamun, existe un sinnúmero de inconsistencias como el reporte del gasto de un millón de pesos por la compra de un terreno que no vale ni 300 mil pesos.
Las denuncias fueron presentadas por escrito desde mayo de 2012 y ratificadas por un comité ciudadano ante la ASE, el gobierno del estado y el Congreso local el pasado 17 de enero.
Pero no ha ocurrido nada, salvo la detención de un regidor en las instalaciones de la PGJE, cuando acudió a denunciar las anomalías. ¿Cuánto le costó y a quién le pagó Herminia Jimarez para tener impunidad?