Nada Personal

Peña Nieto, el reformador

A velocidad se toman decisiones de Estado trascendentes en el país donde los poderes legislativos trabajaron a marchas forzadas.
Este año 2013, se había advertido, era de las reformas del Estado en el ámbito federal y se avanzó con las relacionadas a la legislación laboral, educativa, hacendaria, financiera, política y energética.
La operación política desde el seno del Pacto por México, pasando por las elecciones locales donde estaban implícitos los acuerdos políticos, permitieron planchar las iniciativas reformadoras.
El primer paso lo tenía que dar el gobierno federal para desmontar el poder político de la exlideresa vitalicia del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales, con el respaldo de los gobernadores, y de inmediato hacer frente a una calculada resistencia del magisterio disidente agrupado en la CNTE.
Con base a una intensa negociación donde todos los estados ganan, la Presidencia de la República y los gobernadores lanzaron a sus legisladores para aprobar la reforma hacendaria y la miscelánea fiscal.
Siempre con la zanahoria de los beneficios a las entidades con las reforma energética, principalmente con los ajustes a la operación de Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad para abrirlos al capital privado extranjero y nacional.
La decisión en la Cámara de Diputados y su revisión en la Cámara Alta será histórica por los cambios constitucionales de fondo que le dan la vuelta a la página en la propiedad de los recursos estratégicos del sector energético.
Operadores políticos del gobierno lograron una buena operación, aprovechándose de la ruptura de la llamada "izquierda" con el surgimiento del partido de Andrés Manuel López Obrador con Morena, y el entreguismo de una dirigencia perredista que no condicionó nada.
Será en el 2014 y los años por venir de los costos o beneficios de las reformas, es especial la energética con Pemex y CFE.
Se trata de un cierre de año intenso donde se impuso con éxito la política reformista del PRI con Enrique Peña Nieto; tuvo que esperar el estratega de Peña los sexenios de Zedillo, Fox y Calderón para hacer realidad las ansiadas reformas.