Nada Personal

Papa reivindica al clero de los pobres

Las condiciones del país no podían ser las mejores para entender el significado de la Iglesia y el papa de los pobres.

La sola mención de la Iglesia de los pobres ha sido en México motivo de escándalo para un sector importante del alto clero mexicano, impronunciable en los estados donde los sectores más conservadores la combatieron, como ocurrió en Puebla en décadas recientes.

La sola presencia de párrocos de la Iglesia de los pobres como el sacerdote Enrique Fernando Marroquín Zaleta fue suficiente para que los sectores del clero conservador y de la sociedad poblana pidiera su relevo de la parroquia del barrio El Parral, excluyéndolo del estado.

Las voces del oscurantismo poblano del "cristianismo sí, comunismo no" de Octaviano Márquez y TorIz, le ponían cruces a la doctrina de los pobres del obispo Samuel Ruiz, a quien satanizaron junto con el movimiento zapatista.

Los padres de la teología de la liberación prácticamente vivían y oficiaban en la clandestinidad en pueblos y comunidades serranas, principalmente del Norte del estado.

El desaparecido obispo Samuel Ruiz mantenía en esa época una estrecha amistad y relación con quien fuera Cardenal de Monterrey, el también desparecido Adolfo Suárez Rivera.

Suárez inició sus estudios sacerdotales en el Seminario Conciliar de San Cristóbal de las Casas y le sirvió a la Iglesia en ese estado por varios años.

Por su relación con la Iglesia de los pobres, sectores conservadores de Nuevo León no recibieron con buen ánimo el anuncio del Vaticano de nombrar a Adolfo Suárez en 1994 como primer cardenal de la ciudad metropolitana de Monterrey.

A diferencia de los jerarcas católicos ligados al poder económico como el Cardenal Norberto Rivera Carrera y Onésimo Cepeda Silva, obispo de Ecatepec, Samuel Ruiz y Adolfo Suárez siguieron otra ruta.

Por su época y referente con la Iglesia de los pobres, coinciden los clérigos mexicanos liberales con el episodio desgarrador de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, en la república de El Salvador, en Centroamérica, asesinado en aquella nación el 24 de marzo de 1980.

En su reciente visita a El Salvador, el papa Francisco beatificó a Monseñor Romero. Nadie debería dudar por qué el papa estará en Chiapas y hará un homenaje a Samuel Ruiz.

Pablo.ruiz@milenio.com