Nada Personal

Padrino del PRI e Isabel Allende, a DH de la ONU

Menudo problema enfrentará el PRI en el estado y en el país al reactivarse el caso Lydia Cacho al acudir la periodista a la Comisión Derechos Humanos de la ONU a exigir justicia, después de diez años.

Mario Marín Torres, como Alfredo Arango, presumen gozar de cabal salud y aseguran tener las “manos limpias; el tono cínico de Arango lo delató.

El Revolucionario Institucional rehabilitó a sus muertos y los paseó como la catrina en las calles y reuniones sociales de Puebla, hasta fungió como padrino de la presidenta del CDE Isabel Allende.

Y ahora qué hará la ahijada de Marín con un partido en campañas por las diputaciones federales y un ex gobernador aspirante a legislador en el banquillo de los acusados de la Organización de las Naciones Unidas.

Y como en esto no hay coincidencias, la propia Cacho declaró en entrevista con Carmen Aristegui sería un insulto la presencia de Mario Marín Torres en la Cámara de Diputados.

Lydia ha medido muy bien los alcances jurídicos y políticos de sus acciones al acudir con su caso ante un organismo internacional de los derechos humanos como lo es la ONU. Una vez agotada la última instancia en el país donde se deliberó su caso, la periodista y escritora tiene la vía libre para que juzguen el caso los tribunales internacionales.

Sólo la escritora sabe las razones  (de sobra) del por qué dejó pasar diez años desde la resolución de la Corte a la fecha para llevar a juicio al ex mandatario poblano.

La inmensa fortuna de Marín no le impedirá contratar al despacho de abogados más influyente para defenderse ante el tribunal internacional de derechos humanos. Con la denuncia de Lydia Cacho no está en juego el prestigio de Marín (si lo tuviera), está en riesgo el prestigio de la justicia mexicana, de los Ministros y del PRI, éste último que lo cobijó, aún en el oscurantismo. El mundo es una rueda de la fortuna para quienes han hecho de la política su modo de vida.

El Comité de Derechos Humanos de la ONU está compuesto por 18 expertos independientes que sesionan 3 veces al año en Ginebra y NY. La sesión más próxima es este 15 de octubre, donde se recibirá el caso de Cacho.