Nada Personal

PRI, en riesgo de extinción

De las recientes campañas electorales locales y federales en el estado, en el proceso electoral en curso por la gubernatura no había visto a un partido como el PRI tan descompuesto.

Me extraña, porque más allá de ser un partido de oposición en el estado luego de la derrota del 2010, es el partido gobernante en el país, y por supuesto no están tullidos.

Dicho de otra manera, la cúpula nacional del PRI y el grupo político en el poder, simple y llanamente no contaron con un priismo bien estructurado ni con un candidato (a) con liderazgo.

La división interna y la crisis prolongada causada por la derrota del 2010, así como las consecutivas, incluidas las intermedias de 2013, siguen siendo factor para la debilidad del priismo poblano.

Manlio Fabio Beltrones Rivera, presidente del CEN, fue engañado por los grupos locales del Revolucionario Institucional porque ni Jorge Estefan Chidiac es un buen dirigente de partido, ni Blanca Alcalá Ruiz resultó ser una buena candidata, como lo hicieron creer.

Lo más grave es que la señora candidata del partido tricolor le mintió a sus jefes políticos en torno a la realidad de sus bienes inmuebles, inversiones o monto de la riqueza que estaría oscilado entres los 180 y 200 mdp, según sus detractores.

Nunca como en esta ocasión había experimentado el PRI un éxodo de destacados dirigentes y contingentes de militantes, disidencia motivada por una candidata que no le cumple a nadie.

Peor aún, grupos del priismo histórico no le creen al discurso de ruptura de Chidiac con su familia política, es más, aseguran, se trata de una simulación porque al final será el encargado de inducir y administrar la derrota en el partido que preside.

En charlas de sobre mesa en los restaurantes poblanos la comidilla es la presunta guerra sucia entre los concuños, es decir, entre el líder del partido opositor y el candidato oficial no existe una guerra real, la actual es nada.

No había en los años recientes una campaña del PRI tan pobre en contenidos e identidad gráfica hecha un desbarajuste.

La señora candidata se desdibujó, ni asomo de la "candidata blanca" por la alcaldía poblana cuando eran gobierno.

La señora Alcalá, en su discurso y estilo de campaña, parece una candidata perdedora del PRD. Una priista a favor de las privatizaciones en México, rechazando las privatizaciones en el estado, es de risa loca. La hemos perdido.