Nada Personal

PRI va contra el PRI

En un búmeran se han convertido los cuestionamientos del PRI y su candidata hacia el gobierno estatal, ocurrirá lo mismo durante la campaña formal que inicia el domingo 3 de abril.

Qué le van a cuestionar a la administración estatal en la contienda, si las principales acciones de gobierno han tenido el acompañamiento del propio titular del Ejecutivo federal.

Cómo y qué podrán criticarle de los actos gubernamentales a esta administración si la mayoría de los secretarios del gabinete federal se la pasan en el estado en giras de trabajo, mismas que no hicieron con esa frecuencia –los panistas- con los gobiernos priistas de Melquiades y Marín.

Los estrategas priistas están en un verdadero problema porque lo que le critiquen al gobierno estatal se lo cuestionan al gobierno de la República.

Veamos. Si el argumento más fuerte de las contiendas son los esquemas de asociación pública y privada para las obras de infraestructura, con el esquema PPS, el mismo lo aplican para administraciones priistas, incluida la federal.

En el momento que el líder estatal del PRI y diputado federal Jorge Estefan Chidiac lo cuestione –como lo ha hecho- estaría cuestionando a gobernadores de su partido y a su máximo jefe político nacional, con la respuesta aquí y allá de que los PPS no son deuda.

Si le critican las obras de "relumbrón" al gobierno local, tendrán que criticar las inauguraciones de "relumbrón" a las que asiste el primer priista del país y los respectivos secretarios del gabinete.

Que de la pobreza, otra de las pretendidas banderas de la campaña, Blanca Alcalá o Jorge Estefan estaría poniendo en duda los propios resultados de Rosario Robles, de "Sostén", perdón, de Sedesol o Sedatu.

El organismo que mide la pobreza en México está bajo la conducción del gobierno federal y a este gobierno le avalan avances en cuatro de siete indicadores, entre otros que lidera el estado.

Ya de plano si quieren explotar el tema de la opacidad y la corrupción, francamente el PRI tiene una cola tan larga que se la pueden pisar sin la menor dificultad.

El PRI es malo como partido de oposición, pero bueno con experiencia de gobierno, así es que los votantes esperarían conocer su proyecto a favor del desarrollo del estado.

Que si Chalchihuapan, Registro Civil, sistema de transporte Ruta, concesión del servicio de agua, fotomultas... ya se les acabaron las banderas, se han corregido o rectificado.

El PRI debería aparecer como un partido de gobierno propositivo, pero han preferido una pre campaña al nivel de Roxana Luna y Ana Teresa Aranda. Ésta sí es pobreza.

pablo.ruiz@milenio.com