Nada Personal

PRI, partido "Montessori"

En el ungimiento de Ana Isabel Allende Cano como presidenta del CDE del PRI voces críticas del priismo local han calificado el proceso de sucesión dirigido por el CEN como el método Montessori.

Los priistas poblanos son como los niños educados con ese sistema, son usualmente adaptables;  han aprendido a trabajar independientemente o en grupos.

Y efectivamente, la radiografía del priismo locales está relacionado con el trabajo independiente de acurdo a los intereses personales, y en grupos, y los hay de todo tipo.

Un severo cuestionamiento a las decisiones cupulares de los dirigentes nacional del PRI César Camacho Quiroz e Ivonne Ortega Pacheco está relacionado con el método.

En primer lugar determinan quién o quiénes deber ocupar la dirigencia estatal de este partido político, y posteriormente definir qué tipo de partido se quiere para Puebla, cuando en realidad debió hacerse a la inversa.

Camacho y Ortega primero imponen al sucesor de Pablo Fernández del Campo, y posteriormente confeccionarán un partido de “traje a la medida” al “dirigente”.

La grave dificultad que enfrentará Isabel Allende, de consumarse la imposición, será a quién le hará caso o qué postura se impondrá en la quehacer partidario en un partido con sistema  Montessori donde todos son independientes.

Quién le impondrá la línea política partidistas a Allende entre los grupos ligados a Marion Marín, Enrique Doger, Juan Carlos Lastiri, Jorge Estefan Chidiac, Blanca Alcalá o Melquiades Morales.

En el supuesto que sea la dirigencia nacional con priistas “expertas” como Ivonne Ortega quien imponga la “línea” para que la ejecute Isabel, ¿quiénes le harán caso?

La cúpula nacional del PRI le apuesta a un presidenta del CDE “gerencial” para “bajar” las decisiones a los órganos de gobierno partidario, pero tendrá una “gerente” sin liderazgo ni arraigo.

Ana Isabel la podrá hacer bien en el cargo “gerencial”, aunque los grupos locales la anden zopiloteando permanentemente, y como lideresa funcional dará buenos resultados en el 2015, porque no depende de ella, sino de la estructura nacional por lo que estará en juego.