Nada Personal

El PRI de Peña Nieto en Puebla

El priismo poblano se está renovando sin y a pesar de los grupos tradicionales que conviven permanentemente en una verdadera cena de negros para hacerse del control del partido.
Dirigentes nacionales de esta partido ligado del grupo peñista han diseñado un modelo innovador de construcción de alianzas con la sociedad civil organizada.
Los operador políticos de este partido le dan la vuelta a las tribus tricolores poblanas y han venidos construyendo vínculos y acuerdo con personajes de la sociedad poblana.
Con todo el sigilo del caso han empezado a construir una red de relaciones sociales y políticas en una estructura paralela a la vetusta y desgatadas estructura del Partido Revolucionario Institucional.
Este partido político octogenario se renueva con nuevos cuadros, rostros y proyectos frescos, de cara a las elecciones intermedias legislativas para el 2015.
Nutrirse de la sociedad y ofrecer proyectos de desarrollo para el país y el estado a partir de los profesionistas, empresarios, intelectuales, jóvenes, mujeres, universitarios, deportistas, indígenas, ambientalistas, artistas, de la tercera edad, campesinos, productores agrícolas, científicos, altruistas, entre otros, es la base de construcción del nuevo priismo.
Marinistas, zavalistas, dogeristas, melquiadistas, blanquistas, todos los istas juntos, no van a desaparecer en el PRI, pero ya no predominarán en las decisiones ni tendrán el control del PRI en el estado.
Será muy interesante cómo se concilie en la entidad del nuevo priismo peñaniestistas con la vieja y derrotada nomenclatura priista que ha perdido toda credibilidad política y electoral en el estado.
Para el proyecto político nacional de Peña Nieto la apuesta es por una reconstrucción de partido en Puebla sin las tribus que no le han garantizado resultados electorales, como ocurrió en los comicios presidenciales del 2010 y en las recientes locales municipales y legislativas.
Le apuesta el PRI de Peña Nieto a una renovación a fondo de este partido en el estado mediante una alianza con la sociedad civil, un partido que responda a las expectativas obtener el control de la Cámara de Diputados en 2015 y retener la Presidencia de la República en 2018.