Nada Personal

PRI Municipal, la “zona cero” del desastre

En el deteriorado edificio sede del Comité Municipal del PRI en la ciudad capital no dejaron ni un lápiz.

El personal al servicio del otrora partido único son tres integrantes de una familia que habita el lugar cambio de hacer la función de “vigilantes” o porteros.

En cuanto a la estructura de los seccionales, militantes e integrantes del Consejo Político Municipal, está peor.

Existe una vetusta lista de consejeros municipales y “líderes” de los seccionales, muchos de ellos se han mudado a la “tienda de enfrente” desde varios años, otros, de plano han fallecido, y otros más están retirados de la política por vejez o en la Casa de Abue.

Para el diputado local y dirigente municipal priista José Chedraui Budib la tarea en la reconstrucción de este partido político de oposición, partirá literalmente de “cero”.

La situación de desastre y un partido hecho pedazos es lo que se encontrará el empresario político, al grado de ahorrarse el proceso estatutario de “entrega-recepción”.

El reto será mayor para los recién estrenados dirigentes municipales, concluido el acto protocolario del ungimiento lleno de discursos y buenos deseos, con una realidad adversa.

Es tal tamaño del reto de reconstrucción del PRI en la capital del estado que el nuevo dirigente tendrá que empezar “ por el principio”.

Los resultados deberán ser inmediatos y el tiempo es muy reducido para presentar un partido renovado para las elecciones legislativas federales el próximo año, con cuatro distritos de Puebla.

Chedraui tendrá que remar contracorriente porque las cifras recientes del resultado en las urnas exhiben a un partido apaleado.

En las elecciones presidenciales, que incluyó la fórmula al Senado, su ex presidenta municipal Blanca Alcalá Ruiz alcanzó “bronce” en un lastimado tercer lugar, a pesar de ganar el resto del estado.

De esa misma contienda federal, de no ser por el distrito que le regalaron a Enrique Doger Guerrero para “hacerlo” diputado, el resultado fue tres a uno.

La paliza ocurrió, como ya se sabe, en la última elección municipal con la derrota en la mayoría de distritos locales, salvo uno el del sur con Víctor Manuel Giorgana Jiménez, y la propia alcaldía con el otro Enrique, Agüera Ibáñez, ambos advenedizos.

Con esta realidad adversa asumió la responsabilidad Pepe Chedraui, quien se juega su prestigio y futuro político. Veremos.