Nada Personal

PRI y EPN, malas marcas en 2015 una elección tersa

Los comicios legislativos federales del 2015 no son del mandatario estatal Rafael Moreno Valle, las suyas serán las del 2016 de la “mini gubernatura” y la sucesión del 2018.
Las elecciones intermedias de julio del 2015 son del presidente de México, Enrique Peña Nieto, y de las condiciones específicas de cada entidad donde el PRI tendrá que refrendar predominio, o reconstruirse.
Puebla estado es donde el PRI deberá reconstruirse y ser una apuesta viable para favorecer la ansiada mayoría de Peña Nieto en la Cámara de Diputados.
En la entidad poblana, principalmente la ciudad capital y distritos de la zona metropolitana, ni regalados los distritos gana el PRI porque el PAN no está tullido.
Los priistas tienen un año para medio levantar los ánimos del electorado a su favor porque en este momento como opción de partido e imagen presidencial están por los suelos en aceptación y popularidad.
No hay a la vista un priista poblano que logre reconstruir un partido que está hecho pedazos por los yerros de Ivonne Ortega, Pablo Fernández y Fernando Peña.
Me confió un prominente militante priista que sólo la figura de un “delegado presidente” nombrado por el CEN podría revivir al moribundo partido, y esa responsabilidad podría recaer en un exgobernador –no poblano- respetable y experimentado.
Pero hay más. Alguien en el gobierno federal debería meter orden en las delegaciones federales porque nadie mueve un dedo a favor de las políticas presidenciales, prevalece el chambismo.
La imagen presidencial entre los poblanos no es un asunto menor, la popularidad y aceptación de Enrique Peña están por los suelos, muy por debajo de Rafael Moreno Valle e incluso superado por Eduardo Rivera.
El PRI y Peña Nieto, por sí solos, no son marcas ganadoras para las elecciones federales; y los priistas poblanos son un verdadero lastre.
Con la reaparición del exgobernador Mario Marín Torres y lo que implica para el PRI el 2015, el tricolor deberá enfrentar el fantasma  del voto amarillo que le ganó la plaza en la elección Presidencial de 2012 y pueden repetir la hazaña con Morena, convertido en partido político.