Nada Personal

PRD y Morena, en total desprestigio

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido político fundado por Andrés Manuel López Obrador, no se diferencia en nada del resto de partidos con registro, se trata de uno más.

Aunque el político tabasqueño ha vendido la idea de un partido “impoluto”, la realidad es otra, y está tan involucrado con la “narcopolítica” como el Partido de la Revolución Democrática.

Juntos, PRD y Morena, de la llamada “izquierda”, son los más afectados no solo su imagen sino en su estructura al revelarse las redes de complicidad con “narcopolíticos” como el ex presidente municipal prófugo de Iguala, Guerrero.

El político tabasqueño ha intentado inútilmente se deslindarse del alcalde perredista José Luis Abarca, pero las pruebas bien documentadas echan por tierra los discursos demagógicos del ex candidato presidencial.

No tengo la menor duda que en las filas de Morena existen ciudadanos mexicanos decentes y de buena fe, pero López Obrador es un mafioso igual o peor a los que ha criticado.

Ex priista acostumbrado a las negociaciones políticas obscuras, el ex jefe de gobierno del Distrito Federal está manchado por los hechos criminales en el estado de Guerrero al ser cómplice de las negociaciones con uno de los cárteles.

Morena al igual que el PRD han perdido cualquier autoridad moral para exigir el cumplimiento de los derechos humanos o cuestionar la existencia de narcogobiernos, porque ellos mismo son parte de la narcopolítica.

Es un escándalo para la historia de la izquierda electoral mexicana la infiltración y complicidad del PR y Morena con los grupos criminales, con el antecedente del asesinato de activistas sociales y desaparición forzado de 43 estudiantes normalistas en manos de policías de gobiernos perredistas.

De dónde creyeron los grupos de izquierda fundadores del PRD y los grupos que se desprendieron de éste para fundar Morena, que los ex priistas les garantizaban un partido a la “izquierda”.

Militantes del PRD como la diputada federal Roxana Luna Porquillo dibuja a la perfección el tipo y “calidad” de militantes corruptos y pro priistas en el PRD, muy lejos de representar al más modesto partido de izquierda en Latinoamérica, y como ella, miles de este “narcopartido”.

El PRD y Morena, juntos, están en el total desprestigio porque no podía ocurrir de otra manera con estos dos partidos políticos con un origen como mala replica del PRI a la izquierda.

pablo.ruiz@milenio.com