Nada Personal

PPS al sector salud, ¿no que no?

Las autoridades sanitarias le rehúyen a abordar el tema del seguro universal en el sector salud, vinculado éste a la privatización de los servicios, casi todos.

La falta de transparencia en la información respecto a los detalles del llamado sistema universal de servicio solo ha generado más sospechas que certezas, inquietando a los trabajadores del sector salud, pero empieza a preocupar a los asegurados, derechohabientes y a la población en general.

En instituciones del sector como el Instituto Mexicano del Seguro Social y el ISSSTE, el servicio de los empleados federales, ha emprendido desde hace meses una silenciosa privatización de diferentes áreas.

En el Seguro Social, por ejemplo, en Puebla en específico, el servicio de ambulancia ya no depende del IMSS, la prestación del servicio está a cargo de una empresa privada que invirtió en la flotilla equipada y  realiza los traslados de pacientes, como un servicio concesionado.

Se ha extendido la concesión de diferentes servicios y áreas que estaban en poder de los otrora poderosos sindicatos: servicios de limpieza, vigilancia, mantenimiento técnico y otras funciones hospitalarias.

La privatización de servicios y áreas del sector salud no debería preocupar como, es decir que favorezca la inversión privada, lo que ocurre es que no se nota la diferencia ni los beneficios en la calidad de los servicios auxiliares, administrativos, médicos y hospitalarios. ¿Cuál es la diferencia?

Los priistas que se desgarran las vestiduras cuestionado el uso de los PPS en la obra pública estatal sumándoselo a la “deuda”, hoy tendrán que tragarse sus palabras y demagogia electoral.

Se ha revelado por un diario de circulación nacional que el IMSS construirá su primer hospital bajo la figura de Asociaciones Público-Privadas (PSS) y los servicios serán prestados por la iniciativa privada, incluido el Banco de Sangre, salvo el médico hospitalario.

Se trata de un esquema exactamente igual, como funciona el novedoso esquema PPS para la construcción del CIS en el estado. ¿Y los soldados detractores de los PPS?

A nadie debería sorprenderle la intervención de la inversión privada en el sector salud, ¿pero para seguir igual o peor el servicio hospitalario  en el país? ¿se trata de negocios particulares para ordeñar el gasto público?

Que lo expliquen porque ya pasó con Teléfonos de México, televisoras, ferrocarriles nacionales y el sector energético, por mencionar los más ilustrativos.

pablo.ruiz@milenio.com