Nada Personal

PGJE, abogado confiable

Una y otra vez insistían funcionarios del gobierno del estado esperar los resultados en las investigaciones ministeriales para esclarecer el asesinato de Karla López Albert.

El principal argumento a favor de la espera era el estilo de trabajo del procurador General de Justicia del Estado, Víctor Carrancá Bourguet, quien prefiere ser minucioso en las indagatorias y ofrecer certeza jurídica para consignar el caso ante un juez.

Pese al sigilo de las investigaciones por parte del equipo de ministeriales auxiliares del MP, la PGJ transparentó sus actuaciones y ofreció adelantos en torno al estado del caso, principalmente con la detención de otros arraigados.

Lejos de la estridencia, el protagonismo y el oportunismo de seudo periodistas sin escrúpulos, el llamado abogado del pueblo siempre mantuvo informada a los familiares de la víctima sobre el avance en la investigación del delito.

Sin afectar los derechos humanos, distanciados de prácticas obscuras del pasado como los "tehuacanazos", el responsable de procurar la justicia en el estado sigue entregando buenas cuentas.

Carrancá Bourguet logró con estoicismo aguantar las presiones de los bufones del espectáculo televisivo que denigran el ejercicio periodístico.

El titular de la PGJ no le hace un favor a la sociedad poblana, por el contrario, cumple con un compromiso profesional de aceptar trabajar por un salario al servicio del Poder Ejecutivo, de quien depende el Ministerio Público.

Se trata de un profesional, un abogado que atiende de manera personal los asuntos que puedan poner en riesgo la credibilidad del Ministerio Público y sus actuaciones, principalmente si se trata de una acción indebida de sus colaboradores.

A como están las cosas en el país, por la escalada de los delitos del fuero común y de alto impacto, es un alivio confiar en representantes sociales que defiendan a las víctimas ante los agravios de los delincuentes.