Nada Personal

PAN: el relevo generacional

De  las elecciones para dirigente nacional del PAN, abiertas a la militancia, una primera conclusión que podría mencionarse es: hay un cambio generacional en el septuagenario partido político.

De los eventos de respaldo a los aspirantes al cargo, fue Ernesto Cordero Arroyo quien obtuvo el mayor respaldo de los cuadros veteranos de Acción Nacional, empezando por Luis H. Álvarez.

En la entidad ni se diga, los panistas de la vieja guardia, de más de 60 años, encabezados por Francisco Fraile García y Ana Teresa Arana Orozco fueron la principal vanguardia en el apoyo al ex secretario de Hacienda.

Uno  de los pronunciamientos más simbólicos de los longevos albiazules fue en el estado de Nuevo León donde figuraron viejos (literal) panistas como José Luis “El Coco” Coindreau García, el ex alcalde de San Pedro, Fernando Margáin, entre otros.

Con Gustavo Madero, en esa misma entidad, el respaldo lo lidera Margarita Arellanes, la presidenta municipal de Monterrey, una mujer joven como el candidato de fórmula de Madrero, el queretano Ricardo Anaya.

El contraste son los panistas jóvenes quienes apuntalaron la campaña del chihuahuense Gustavo Madero Muñoz.

En el desayuno del gobernador con los liderazgos regionales del estado en apoyo a Madero se pudo observar una edad promedio de jóvenes, lo que respalda la tesis de que está en marcha el cambio generacional en el Partido Acción Nacional, de cara a su renovación.

Por citar el caso particular poblano, el relevo generacional va de la mano con el neopanismo liderado por Rafael Moreno Valle, generación que ha avasallado con los cimientos del panismo tradicional.

Un episodio parecido ya experimentó el PAN en 1992 el ámbito nacional, cuando los empresarios ligados a Carlos Salinas se hicieron del partido, y expulsaron a los doctrinarios encabezados por José González Torres, Pablo Emilio Madero, Jesús González Schmall, Bernardo Bátiz, Jorge Eugenio Ortiz Gallegos, entre otros, sustituidos por El Yunque en los cuadros dirigentes de este instituto político.

pablo.ruiz@milenio.com