Nada Personal

Navegar en un mar embravecido

La clase política siempre espera en eventos relevantes, como el de ayer por el aniversario de la promulgación de la Constitución, quién será el orador oficial y si tiene alguna lectura política.

En el marco del 97 aniversario de la Constitución Mexicana el discurso corrió a cargo del magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Roberto Flores Toledano.

Evidentemente tiene una lectura que estuviera a su cargo el discurso oficial por dos razones: la primera, lo reconfirma como titular del Poder Judicial justo en el mes que rendirá su informe de labores y, segundo, envía un mensaje de respaldo a las enmiendas constitucionales de Peña Nieto.

El entorno no podía ser más ilustrativo, en la capital del país el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador había acudido a la Procuraduría General de Justicia a interponer una demanda contra el presidente de México por traición a la patria con las reformas aprobadas.

En un momento convulso en el país por el combate al crimen organizado en diferentes estados, ahora más frontal en Michoacán, adquiere relevancia lo dicho por Flores Toledano.

Empero no se limita al respaldo incondicional con la Carta Magna en la mano, establece la importancia de reformar la Constitución.

"Porque nuestro máximo conjunto de preceptos jurídicos, que responde a la realidad del país, a lo largo de los años ha sido capaz de adaptarse a las exigencias de los tiempos y ha ido renovándose según han ido surgiendo diversas necesidades sociales, políticas, económicas y tecnológicas".

Jurista convencido de que las leyes son aplicables en todo el territorio nacional donde no hay federales ni estatales, Flores Toledano hace de la Constitución el timón en la conducción del país.

"Es preciso ver a nuestra Constitución como un instrumento progresista y de cambio, acorde con la realidad de nuestro país en relación con el entorno mundial; como el más valioso documento que rige la vida de los mexicanos".

Y subraya: "Son precisamente las modificaciones al texto constitucional, las que reflejan que se trata de un instrumento de singular importancia para la vida nacional, y que responde a las nuevas necesidades del siglo XXI". Más claro, imposible.