Nada Personal

"Mover a México", ahora sí

Detrás de la primera remesa de 2 mil 500 millones de pesos del gobierno federal a través de la SCT para la construcción del segundo piso del tramo de la autopista México-Puebla vendrá la cascada de recursos del gasto fiscal.

Concluida la discusión de las reformas energéticas, que involucra principalmente a Pemex y la CFE, vendrá la promulgación presidencial y de la mano la inyección del gasto fiscal a los estados.

Uno de los sectores más beneficiados será el de la construcción, junto con una veintena de ramas industriales ligadas a la obra pública.

El propio presidente Enrique Peña Nieto, durante una gira de trabajo en el vecino estado de Veracruz, insistió una y otra vez que las obras carreteras y los alcances de las reformas estructurales servirán para “Mover a México”.

Peña Nieto va en serio con el significado literal del slogan publicitario y lo que resta del año y lo que le permita la legislación electora del 2015, pondrá a “mover” a los delegados federales con los diversos proyectos del gobierno de la República.

Se trata de un buen indicio a favor del crecimiento económico la decisión del gobierno de la República de soltar el gasto público.

Aquellos renegados que echaron pestes por la contención del gasto fiscal, hoy puede hacer planes y ser más que competitivos porque habrá una amplio ejercicio presupuestal federal.

En medios electrónicos, principalmente en Radio y Televisión de cadenas nacionales y en los estados, la campaña publicitaria de “Mover a México” se espera intensa y vaya que reposicionará al gobierno federal.

Uno de los engranes de la maquinaria presidencial para “Mover a México” será la oficina de Comunicación de la Presidencia que en próximas fechas hará oficial –junto con las designaciones correspondientes– de la figura de “delegado federal de Comunicación” en las entidades de la República, como ya ocurrió en Puebla.