Nada Personal

Morena relevará al PRD como opción electoral

Habituados a la tablita de salvación en las coaliciones con los partidos “ancla”, la izquierda electoral poblana, principalmente el Partido de la Revolución Democrática, cosechará en las elecciones federales del 2015 lo que ha sembrado.

A la sombra del Partido Acción Nacional, mediante alianzas desde 2010 en los comicios locales, el PRD se desdibujó como opción electoral y ha vivido de las migajas aritméticas del reparto de diputaciones y alcaldías.

Los perredistas poblanos dilapidaron el “bono democrático” de las elecciones presidenciales con la votación obtenida por el entonces candidato Andrés Manuel López Obrador.

Para las dirigencias local y nacional fue más rentable la alianza con el proyecto político del gobernador panista Rafael Moreno Valle que capitalizar el voto amarillo en la entidad.

Imposibilitados para participar en una alianza electoral en las elecciones legislativas intermedias con Acción Nacional, los perredistas se rascarán con sus propias uñas.

El contexto político electoral en el 2015 será radicalmente distinto, a diferencia de los procesos locales; en las federales, el PRD sin AMLO tendrá una votación marginal.

En primer lugar con las recientes reformas se han modificados las reglas del juego electoral con la nueva figura del Instituto Electoral Nacional, que sustituye al IFE.

A diferencias de las presidenciales del 2012, además de no contar con Andrés Manuel López Obrador, ahora lo tendrán en contra.

El Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) no únicamente desplazará al PRD en los 16 distritos electorales, sino que le pelarán distritos a los partidos “ancla” como el PRI y PAN.

Los Chuchos y Luis Miguel Barbosa no contarán en el 2015 con una alianza a la que están acostumbrados, el PAN tiene otras prioridades en términos de votación y porcentaje, y el PRI de Enrique Peña Nieto se ha propuesto ganar la mayoría en la Cámara de diputados.

Junto con los partidos del Trabajo y Movimiento Ciudadano, el de la Revolución Democrática tienen como principal preocupación, por lo menos en el estado, lograr y superar el 3% de la votación.

El 2018 será otra historia para la izquierda electoral y el referente en la correlación de fuerzas en el 2015 será la base para imponer condiciones en las presidenciales.