Nada Personal

Morena se perfila como opción en comicios 2015

Partido de la Revolución Democrática (PRD) o Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), es la disyuntiva para la izquierda partidista en la entidad.
Agrupados como están en corrientes políticas orgánicas, mal conocidas como "tribus", los militantes de la izquierda histórica local y la neoizquierda nutrida de los desprendimientos del PRI, no ofrecen por el momento un debate ideológico o político que los diferencie.
Con diatribas y descalificaciones entre los aparatos burocráticos perredistas con Jorge Méndez de Izquierda Democrática Nacional (IDN) y Eric Cotoñeto de Nueva Izquierda (NI), no hay manera de identificar una opción política partidista congruente.
Lo mismo ocurre con Morena que no termina por ofrecer a la sociedad una estructura partidista con importante presencia en los diferentes sectores de la sociedad.
Ambos partidos políticos que se autodefinen como de izquierda o "izquierda verdadera", según el expriista Andrés Manuel López Obrador, tienen sin embargo en la entidad un voto duro que saldrá en los comicios legislativos federales del 2015.
López Obrador, a diferencia del PRD –con todo y sus vertientes- tiene mejores posibilidades de presentantes como una opción electoral más sólida, por tres razones.
Primero, ha cultivado la estructura partidista y mantenido un mensaje de presencia entre la sociedad poblana que mayoritariamente votó por él en las pasadas elecciones presidenciales.
Segundo, tiene como aliado a uno de los priistas más experimentados en la ingeniería electoral, con la capacidad de "tirar el sistema" de cómputo, y conocedor de las reglas del poder en la operación de los aparatos electorales.
Y tercero, el PRD, hegemonizado en los últimos años por el grupo de Los Chuchos en la figura del senador Luis Miguel Barbosa, se ha diluido como una opción real y competitiva al mantener una alianza al estilo petista: de sobrevivencia y dividendos.
A 25 años de la fundación del PRD, en Puebla se impuso la vieja práctica política del antiguo Partido Socialista de los Trabajadores (PST) de Jesús Ortega y compañía, de aliarse al partido en el poder, y así ha ocurrido con el PAN y el PRI.