Nada Personal

Morena Puebla, rehén de priistas

Al tiempo de que el ex priista, Luis Miguel Barbosa Huerta, le ruega a la burocracia estatal del Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), lo consideren para competir por la candidatura a la gubernatura, al interior de este partido -por fortuna- hay militantes decentes.

Mientras los burócratas de la dirigencia estatal entregan el partido a los ex priistas, Manuel Bartlett, Ignacio Mier, Alejandro Armenta, José Juan Espinosa y Miguel Barbosa, militantes convencidos del proyecto político de Andrés Manuel López Obrador tejen una estructura social en el estado de rechazo al viejo PRI.

Siempre bajo el amago de los ex priistas de apoderarse de la dirigencia y estructura de este partido en el estado, militantes con una trayectoria de izquierda y con postura progresista, han iniciado un movimiento de resistencia contra los advenedizos y políticos trepadores.

Integran la resistencia contra el control avasallante de los priistas en la burocracia partidista de Morena, ciudadanos de buena fe y sin ningún interés de lucro, ya que solo aspiran a un cambio de rumbo del país.

Crece en los municipios la inconformidad de militantes de Morena que se oponen a los reclutamientos de cuadros priistas para acaparar la estructura partidista, incluidos los reclutados por el ex secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto.

Reclaman y recriminan los militantes de base a la dirigencia de Morena por el ingreso de los políticos priistas más desprestigiados liderados por Barbosa, Espinosa y Armenta.

El "rayito de esperanza" de un partido horizontal y democrático se ha desdibujado por el control de los priistas de la estructura partidista, que fieles a su ADN, tienen un Partido Morena vertical, autoritario y antidemocrático en sus decisiones.

Ven con desencanto la forma en la que se pierden los objetivos de un partido diferente para convertirse en una franquicia al servicio de priistas de desecho con un pasado turbio.

Temen que Alejandro Armenta, como lo hizo al frente del CDE del PRI, empiece a vender las candidaturas a diputados y alcaldes para el 2018.

Total que los militantes morenos van a levantar la voz porque no están dispuestos a entregar a Morena a los ex priistas que han hecho de la política un negocio muy lucrativo.

pablo.ruiz@milenio.com