Nada Personal

Miguel Barbosa, la difícil ruta al 2018

El senador perredista Luis Miguel Barbosa Huerta deja la presidencia de la LXII Legislatura del Senado de la República.

La presentación del informe de resultados es el último foro donde los reflectores los acaparó, acompañado por diversos personajes importantes del país.

Es incuestionable la capacidad de convocatoria del senador al lograr la presencia de ministros de la Corte, líderes nacionales de partidos políticos, secretarios del gabinete federal, gobernadores, el rector de la UNAN y el gobernador del Banco de México, entre otros.

Barbosa dejó huella en la Cámara Baja, acompañado por un respaldo condescendiente por las dificultades de salud que enfrentó, pero principalmente porque se supo entender con los otros poderes.

El poblano ha sembrado en la capital de la política del país lo que quiere cosechar en la entidad que aspira a gobernar como candidato en el 2018.

Es difícil regatear a Barbosa Huerta sus logros a su paso por el Senado y por la propia Presidencia de la LXII Legislatura.

Sin los reflectores que atrae el liderazgo cameral, el legislador emprenderá el tramo más complicado de su carrera política porque solo en su calidad de senador busca lo que parece imposible: convertirse en candidato del PRD a la gubernatura.

Ha sido hasta la fecha, por intereses comunes, como Barbosa ha logrado una excelente alianza política con el gobierno de Rafael Moreno Valle.

Sin embargo el haber concluido su cargo como presidente de la mesa directiva del Senado, la capacidad de negociación e interlocución será distinta, como un senador más ocupando una silla.

Ni los gobernadores ni los secretarios de Estado le abrirán como antes las puertas como venía ocurriendo cuando se desempeñaba como presidente de la mesa directiva.

Tampoco tendrá las mismas ventajas en la entidad en su negociación e interlocución con el morenovallismo, salvo aquel que se limite a los acuerdos para la alianza electoral para la mini gubernatura en el 2016.

Sin el bono democrático del liderazgo cameral, Luis Miguel Barbosa empezará a cosechar lo sembrado y el camino a la buscada candidatura a la gubernatura en 2018, no será un día de campo.

 

pablo.ruiz@milenio.com