Nada Personal

El “Mesías” de “La dictadura perfecta”

Pareciera ocioso y hasta molesto, pero es preocupante la pastura asumida por el ex candidato presidencial y líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador.

El señor López Obrador calificó de “mala leche” y ayudar “al régimen” una publicación periodística respeto a sus vínculos con el ahora ex secretario de Salud del gobierno de Guerrero, Lázaro Mazón Alonso, -el candidato de Morena la gubernatura- y la designación del ahora alcalde prófugo de Iguala, José Luis Abarca.

“Mala leche del Proceso. Creen que todos somos iguales y como en el 2006 y 2012, con sus ‘reportajes independientes´ le ayudan al régimen”, escribió el tabasqueño en su cuenta oficial de la red social Twitter”.

No terminamos por asimilar y entender el grado de penetración de la delincuencia organizada en la estructura del PRD y en los gobiernos que encabeza en Guerrero, y la defensa a ultranza de Nueva Izquierda de Los Chuchos, y ahora aparece la intolerancia del político tabasqueño.

Intocable, “impoluto”, al político tabasqueño le preocupa su imagen más que exigir la aparición de los 43 normalistas desaparecidos y el castigo a los responsables materiales e intelectuales de los hechos ocurrido en Iguala, Guerrero.

El “mesías” de “La dictadura perfecta”, idolatrado por la prensa de “izquierda”, López Obrador asomó la mano censora a una revista que le ha dedicado amplios espacios en sus páginas editoriales; si así reaccionó con ese semanario, qué se puede esperar en un hipotético caso de que arribará al gobierno de la república.

Si el PRD se pudre con el caso Iguala, Guerrero, Morena de Andrés Manuel López Obrador apesta por la infiltración de los “malos”, y todavía el señor califica de “mala leche” un ejercicio periodístico que lo describe tal cual es.