Nada Personal

“Manuel” y “Guerreros Unidos” arrollan al PRD

Poco tiempo les duró el gusto a Nueva Izquierda (NI) del PRD por el resultado de la audaz decisión de elegir a sus dirigentes con la intervención del INE en septiembre.

Ese mismo mes, 21 días después,  en el estado que gobiernan con el ex priista Ángel Aguirre, y en Iguala con José Luis Abarca, en un acto de barbarie, los dejó marcados para siempre como un partido ligado al crimen.

A reserva de confirmarse lo que parece inevitable en torno a la identidad de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, localizadas ayer otras 4 fosas, confirmarían masacre donde intervinieron policías municipales y presuntos sicarios del cártel “Guerreros Unidos”, al servicio del gobierno perredista.

Para un partido político con orígenes en la “izquierda” mexicana que optaron por la vía electoral para acceder al poder, lo ocurrido en Iguala, Guerrero es una verdadera tragedia para una izquierda corrompida por el narcotráfico. No podría esperarse menos con el PRD en manos de la corriente política predominante, Nueva Izquierda de Los Chuchos y sus aliados (ADN).

Se trata de grupos con antecedentes de formar parte de partidos satélite del otrora partido de gobierno único como lo fue el Partido Socialista de Trabajadores (PST) y el Frente Cardenistas de Reconstrucción Nacional (FCRN). No hay izquierda pura, pero si hay una izquierda corrupta y podrida como la reunida en torno al PRD.

Desideologizado, tan mapache y puerco en la operación política y electoral como lo peor del PRI y PAN, el PRD es transformó una partido de mafias clientelares que lo mismo se alían con rojos y azules o con los cárteles de la droga, en una desenfrenada carrera por obtener el poder por el poder mismo, acosta de cualquier precio y costo.

Alejado de las luchas sociales y más cercano a los privilegios del financiamiento público y los negocios en el ejercicio del poder público, el PRD pagará el costo social y político.

Con gobernadores omisos como Ángel Aguirre ocurrieron las tragedias como la tormenta tropical “Manuel” el 17 de septiembre de 2013 y la masacre en Iguala de 43 normalistas en manos de policías municipales y sicarios, el 26 de septiembre.