Nada Personal

José Juan: ¿“izquierda” asesina?

José Juan Espinosa, el presidente municipal de San Pedro Cholula, no terminó por entender que siendo gobernante no podía seguirse comportando como activista de oposición.

Dirigente y militante del Partido Movimiento Ciudadano abandonó la campaña “Sé Puebla” en una negociación con el gobierno en turno para no postularse por la ciudad capital, a cambio aceptó ser el candidato a la alcaldía de San Pedro Cholula.

La gestión de José Juan al frente del ayuntamiento ha sido “bipolar” o “tripolar” porque un día está del lado del mandatario estatal y al otro, en su contra.

Urgido de salvar la franquicia de Movimiento Ciudadano -antes Convergencia- de Dante Delgado, aliado con el Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) a través de Ricardo Moreal, Espinosa se radicalizó.

El activismo político no tuvo límites: se empleó a fondo sacando raja política del caso Chalchihuapan, y todo lo que se moviera en las acciones del gobierno y el Congreso local contra “los derechos humanos”, los convirtió en bandera.

Le dio cuerda la existencia de las “balas de goma” utilizadas presuntamente por los agentes policiacos contra la población, lo que nunca se comprobó.

También ocurrió con la iniciativa legislativa para proteger el mobiliario urbano y los monumentos históricos e inmuebles arquitectónicos del Centro Histórico contra el grafiti.

José Juan, el presidente municipal, se rasgó las vestiduras como defensor de la “libertad de manifestación” contra las medidas “autoritarias” al elevar penas a los “gariteros”.

Espinosa Torres olvidó que es gobernante municipal y que así como combate las prácticas de corrupción, en su administración no están exentos de ella.

Lo mismo ocurrió con los cuerpos policiacos que nombró: no están exentos del autoritarismo ni de la incapacidad para seguir un simple protocolo para detener a un par de jóvenes que pintaban con un gis una barda en San Pedro Cholla.

El subdirector de Seguridad Pública designado por José Juan Espinosa Torres disparó su arma de cargo contra un par de jóvenes indefensos, a uno de ellos lo mató al estilo de los policías “gringos”. ¿Éste es el gobierno de “izquierda” de Movimiento Ciudadano?

Lo ocurrido es peor todavía, los uniformados que acompañaban al “Subdirector” de la SSP lo protegieron para huir y golpearon al acompañante del asesinado, un menor de edad.

El problema de “JJ” no es un jefe policiaco huidizo, es su torpeza, y por este hecho debería pensar en su permanencia en el cargo porque ya lo besó el diablo.

pablo.ruiz@milenio.com