Nada Personal

Independientes, un fiasco

Ha empezado la cuenta regresiva para los aspirantes a candidato independiente para reunir el 3% de las firmas de apoyo del total de la lista nominal.

Con un par de excepciones, de los siete aspirantes, por lo menos cuatro tienen más motivaciones de protagonismo personal y vendetta política con su pasado partidista.

Incapaces de ganar un cargo de elección popular con el respaldo de la maquinaria partidista en otras contiendas, ahora se autodefinen como "independientes".

Hasta donde existe información del dominio público, Ricardo Villa Escalera, ex empresario textilero, lo mismo ha sido candidato del PAN que del PRD.

Villa Escalera hoy tiene el reto de reunir el 3% de las firmas de ciudadanos que lo respalden, y por su pasado como dueño de una empresa textilera, difícilmente obtendría la firma de un ex trabajador textilero. De los votantes de 1973, pocos le recordarán.

Ignoro cuántos poblanos de la generación de Ricardo sobrevivan, o si cuenta con la simpatía en los circuitos patronales o empresariales, libres o asociados en las cámaras.

Otro (ex) perredista de las tribus es Rubén Hernández, uno de los beneficiarios de la privatización de la educación en el estado, que como abanderado del PRD en pasadas contiendas electorales tiene un malísimo historial.

Con un pasado perredista con intereses tribales, ahora presentarse como "independiente" no creo que convenza ni a los alumnos de sus universidades privadas, salvo que otorgue medias becas a cambio de una firma.

Le veo más posibilidades al señor Marco Mazatle de obtener las firmas de apoyo, bastaría con la instalación de una mesa recolectora en las cafeterías del Centro Histórico porque es un profesional de las conferencias de prensa y del café, de eso "vive", ¿o tiene algún oficio o empleo?

La señora Ana Teresa Aranda tendría muchísimas posibilidades de lograr las miles de firmas, su pasado panista es el principal capital a su favor, por lo menos tiene el beneficio de la duda.

Trae consigo un apoyo tutifruti donde destacan decanos del Partido Comunista Mexicano (desaparecido) con la familia Méndez Márquez y otros sobrevivientes "marxistas" como Alfredo Lozano y otros. ¿No que no se mezclaban el agua y con el aceite?

pablo.ruiz@milenio.com